Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

¿A qué edad hay que desvelar a los niños el gran secreto de la Navidad?

Esta niña conversando con Santa Claus en un centro comercial de Pensilvania (Estados Unidos) es la viva imagen de la ilusión. / REUTERS
Esta niña conversando con Santa Claus en un centro comercial de Pensilvania (Estados Unidos) es la viva imagen de la ilusión. / REUTERS

Una maestra de Nueva Jersey es despedida por revelar a sus alumnos de 6 años que Papá Noel no existe. Los expertos la reprueban: hay que respetar el momento de cada niño

INÉS GALLASTEGUI

Las ilusiones destrozadas de 23 niños de 6 y 7 años forman un buen montón de añicos. Tantos y tan difíciles de recomponer que el estrépito se ha oído en todo el mundo. Una maestra sustituta del colegio de primaria Cedar Hill de Towaco (Montville, Nueva Jersey) preguntó el pasado 29 de noviembre a sus alumnos de primero si sabían qué festividad se celebra en unos días y sus vocecitas agudas le respondieron a coro que la Navidad. Parecía una pregunta inocua pero, por motivos que se desconocen, la profesora consideró que ese era el momento idóneo para poner punto y final a la tierna infancia de aquellos críos. Y soltó la bomba: «Papá Noel no existe». Aunque no había ningún testigo adulto de la hecatombe emocional que se produjo en aquel aula -seguramente adornada con espumillón, bolas brillantes y siluetas de 'Santa'-, es tentador imaginar las caritas de consternación, los pucheros, algún llanto inconsolable y quizá también la rabia. «¿Por qué nos han estado engañando?», debieron preguntarse los chiquillos, confusos, antes de correr a casa con un montón de interrogantes en la cabeza. La maestra aguafiestas ha sido fulminantemente despedida, pero el daño ya está hecho. La mayoría de los expertos coincide en que los niños deberían seguir creyendo en la magia navideña -y en otras historias fantásticas- hasta que ellos mismos descubran la cruda verdad.

 

Fotos