Comienzan cuatro días de huelga en los colegios concertados con quejas de las familias

Comienzan cuatro días de huelga en los colegios concertados con quejas de las familias

Padres reclaman la devolución de parte de la cuota por las jornadas sin clase

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO SAN SEBASTIÁN.

Los centros concertados de iniciativa social -colegios religiosos de Kristau Eskola y laicos y cooperativas de AICE- afrontan desde hoy y hasta el viernes cuatro jornadas consecutivas de huelga que han complicado hasta el extremo la organización familiar de miles de hogares vascos -el sector acoge a 120.000 alumnos- y paralizará la vida académica en más de doscientos centros de enseñanza de Euskadi. Los progenitores pueden enviar a sus hijos a las aulas, pero la mayoría de las direcciones ya les han advertido de que no habrá clases y que solo funcionarán los servicios mínimos, por lo que un gran porcentaje de familias optará por dejarlos en casa hasta el lunes que viene.

Los cuatro paros se suman a los dos que realizaron los sindicatos en octubre y a los tres del pasado curso. Es una movilización sin precedentes en el sector concertado que, además de poner en evidencia el grave enfrentamiento entre patronal y sindicatos, está quebrando ya la paciencia de las familias. Algunos colegios han recibido la petición de los padres de que se les descuente de la cuota mensual los días que sus hijos no van a recibir clases. Otros centros que han cerrado los primeros ciclos de la etapa Infantil al no ser posible la atención adecuada de los más pequeños ya han devuelto el dinero de estas cuatro jornadas de huelga.

Los padres han recibido cartas de las direcciones de los colegios en los últimos días en las que les explican que «una buena parte» o «la mayoría» de los profesores van a secundar los paros, por lo que no habrá clases y «solo nos será posible garantizar los servicios mínimos».

Algunos centros envían cartas para avisar de que no pueden atender de forma adecuada a los alumnos

La atención 'de guardia' que se da a los escolares se limita a agrupar a los niños que acuden al centro en aulas para que jueguen o vean una película. Hay colegios, incluso, que les dejan pasar toda la mañana en los patios. Algunas asociaciones de padres de alumnos han respondido al anuncio de las huelgas con quejas a las direcciones por la falta de actividades durante estos días.

Todas las centrales del sector -Steilas, ELA, LAB, UGT y CC OO-, secundan la convocatoria de movilizaciones. Reclaman subidas salariales, reducir la carga de trabajo y un plan de colocación para los docentes que se queden sin trabajo por la caída de la natalidad. Critican que las ofertas de la patronal están muy alejadas de sus reivindicaciones. Además de los paros, han convocado hoy una manifestación a las once y media en Bilbao.

La patronal, por su parte, asegura que no tiene recursos para responder a las peticiones de los trabajadores y que los sindicatos rechazan estudiar los informes económicos de los centros. Y censura que las huelgas «ponen en riesgo» el futuro de los colegios. Desde Kristau Eskola, que hoy ofrecerá una rueda de prensa para mostrar sus argumentos, ha remitido a las direcciones y los trabajadores de los centros y a las familias de los alumnos un documento en el que critica la postura de los sindicatos de endurecer el conflicto laboral con los cuatro días de huelga.