Condenan a 11 años al exprofesor de Gaztelueta por abusar de un alumno

A la derecha, el exprofesor de Gaztelueta, José María Martínez Sanz, a su llegada a los juzgados durante una sesión del juicio./
A la derecha, el exprofesor de Gaztelueta, José María Martínez Sanz, a su llegada a los juzgados durante una sesión del juicio.

La pena de cárcel impuesta por la Audiencia Provincial de Bizkaia a José María Martínez Sanz en una contundente sentencia es incluso mayor a la solicitada por la familia de la víctima, que pedía diez años

KOLDO DOMÍNGUEZ

José María Martínez Sanz, un numerario del Opus Dei que durante ocho años fue profesor del colegio Gaztelueta, abusó sexualmente de uno de sus alumnos durante los cursos 2008-2009 y 2009-2010, cuando compartieron aula y sesiones de tutoría. Así lo recoge la contundente sentencia hecha pública esta mañana por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Bizkaia, que le condena a 11 años de prisión por un delito de continuado de abuso sexual. Esta pena es incluso mayor a la solicitada por al familia de la víctima, que pedía diez años de cárcel. Asimismo, el fallo prohíbe al exprofesor acercarse a la víctima durante 15 años, le inhabilita de forma absoluta durante 11 y también le condena a pagar las costas del juicio. Dadas las circunstancias, la abogada de la víctima, Leticia de la Hoz, va a pedir el ingreso inmediato en prisión del exprofesor. «Es una sentencia muy satisfactoria, nos ha emocionado. Aunque no hay nada que compense ni repare el daño que se ha hecho, se ha hecho justicia», ha valorado la letrada.

El tribunal hace suyo, de esta manera, el relato de los hechos que durante todo el proceso ha defendido la víctima, hoy un joven veinteañero pero que en el momento de los hechos tenía 12 y 13 años. Según el fallo, el docente aprovechó las sesiones de preceptuación con el niño para abusar de él, sometiéndole primera a tocamientos y, posteriormente, obligándole a masturbarse ante él y penetrándole con objetos. Además, lo hizo de forma continuada.

Con su decisión, los jueces van más allá de la petición que realizó la familia del joven y el propio fiscal del caso durante la vista oral celebrada a comienzos del pasado mes de octubre, que sí dio credibilidad al relato de la víctima, pero que sólo pidió tres años de condena para docente al entender que el relato de los hechos del joven no se mantuvo constante a lo largo del tiempo.

Los magistrados siguen la tesis que plantearon las cuatro forenses que el juez de instrucción nombró durante la investigación para evaluar a la víctima. Las dos psiquiatras y las dos psicólogas testificaron durante el juicio que el relato del joven contenía «criterios propios de realidad» y tenía «elementos compatibles con situaciones experimentadas personalmente frente a otras que han podido ser producto de la imaginación o elaboración interna». Es decir, que la denuncia de abusos sexuales era veraz. «Es consistente, coherente y con ausencia de contradicciones», detallaron las expertas, que también certificaron que la víctima presenta un «diagnóstico de estrés postraumático».

Además, las cuatro expertas describieron que entre el profesor y el alumno se creó una «relación de dominación y sometimiento», de «poder-sumisión» y «aislamiento», no sólo por lo que ocurría en el interior del despacho del docente, sino también por el acoso que el joven denuncia que se producía en su clase, cuando los compañeros se «burlaban» de él y lo ridiculizaban».

Reacciones a la sentencia

El padre de la víctima, Juan Cuatrecasas, ha afirmado que se encuentra «satisfecho» por su hijo, porque tanto su madre como él tan solo son «víctimas indirectas». «Le hacía falta algo así para sentirse reconocido», ha asegurado.

A su juicio, la resolución judicial deja «claramente demostrado que, pese a las difamaciones, de los intentos de anular a la víctima en todo este tiempo» el joven tenía «razón». «Este es un ingrediente que hacía falta para que se sintiera reconocido», ha insistido.

«Después de tantos años de tener que lidiar con todo tipo de comentarios y difamaciones por parte del colegio, de poner en duda la credibilidad, no solo de mi hijo, sino de mi mujer y mía, esto es un reconocimiento que nos hace estar especialmente satisfechos», ha señalado.

Por su parte la abogada de la víctima ha asegurado que «son buenas noticias». «Es muy satisfactoria la condena, si bien es cierto que no hay nada que compense, indemnice y repare el dolor que ha sufrido, pero se ha hecho justicia, ha sido un juicio justo y la otra parte ha tenido la mejor defensa posible, con todas las garantías legales», ha dicho, para mostrar su satisfacción porque «se ha conseguido justicia».

El Colegio Gaztelueta acata la sentencia

El dirección del colegio Gaztelueta acata la sentencia dictada contra el exprofesor que abusó de un alumno menor de edad y expresado su «compromiso frente a cualquier situación de abuso o acoso quepueda sufrir un menor» y su «más firme determinación en la luchacontra este gravísimo delito».

En un comunicado, el centro privado concertado ubicado en Leioa (Bizkaia) se ha manifestado, de esta forma, ante la sentencia de la Audiencia de Bizkaia conocida este jueves que condenado por un delito continuado de abusos sexuales a once años de prisión, once años de inhabilitación y 15 años de alejamiento de la víctima, al exprofesor del colegio Gaztelueta acusado de presuntos abusos sexuales durante los cursos 2008-9 y 2009-10 a un alumno, que entonces contaba con entre doce y trece años de edad.

Ante esta sentencia en la que se ha declarado culpable a «un antiguo profesor» por un delito de abusos sexuales contra un «antiguo alumno», la dirección del colegio Gaztelueta ha expresado su «compromiso frente a cualquier situación de abuso o acoso quepueda sufrir un menor» y su «más firme determinación en la luchacontra este gravísimo delito».

Tras afirmar que están «muy afectados», han indicado que «varias instancias que habían intervenido hasta ahora habían desestimado las acusaciones», a la vez que han añadido que «siempre» han defendido «la intervención de la justicia y, como no puede ser de otra forma, acatamos la sentencia dictada por el tribunal».

Por último, ante la posibilidad de que la sentencia sea recurrida, el colegio ha asegurado que seguirá colaborando con todas las instancias judiciales hasta que haya una resolución definitiva.

 

Fotos

Vídeos