Las comunidades de vecinos necesitarán solo de mayoría simple para vetar los pisos turísticos

Las comunidades de vecinos podrán vetar la actividad turística una vez que se modifique la ley de Propiedad Horizontal./SARA SANTOS
Las comunidades de vecinos podrán vetar la actividad turística una vez que se modifique la ley de Propiedad Horizontal. / SARA SANTOS

La secretaría de Estado de Turismo anuncia que el departamento trabaja para modificar la ley actual que establece requisito indispensable el voto unánime

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Las comunidades de vecinos podrán vetar los pisos turísticos en su bloque una vez que se modifique la ley estatal de Propiedad Horizontal. Puede que más de uno se pregunte si no existía ya ese poder vecinal y lo cierto es que sí, pero a medias.

Actualmente, dicha norma recogida también a nivel informativo en el decreto vasco establece que para que la comunidad de propietarios pueda prohibir la actividad de una vivienda de uso turístico es indispensable la unanimidad del bloque. Es decir, que teniendo en cuenta que un propietario de un piso turístico no va a votar en contra de sí mismo, el único escenario real en el que podría llevarse a efecto ese poder de decisión sería en caso de que ningún vecino quisiera alquilar su inmueble a turistas.

Así lo recoge la norma hasta la fecha, aunque todo apunta a que el requisito de la unanimidad tiene los días contados. La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, anunció ayer que con la modificación de la ley se permitirá a las comunidades vecinales prohibir por mayoría simple de tres quintas partes el desarrollo de la actividad de alquiler turístico. Y que será en esa dirección en la que trabajará el departamento, tal y como viene recogido en su agenda.

Oliver lo anunció ayer durante la reunión de la mesa de trabajo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para tratar de regular el alquiler de Viviendas de Uso Turístico (VUT) en el Estado. A este primer encuentro, celebrado en la sede de Industria, asistió la viceconsejera vasca de Turismo, Isabel Muela, junto con el resto de representantes del ramo de las comunidades autónomas, del Ministerio de Fomento, así como la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp).

Según dijo Oliver, todas las comunidades autónomas se mostraron favorables a cambiar la ley de Propiedad de Horizontal para rebajar la mayoría necesaria para la toma de cualquier tipo de decisiones. Por el momento se está estudiando cuál sería esa rebaja aunque la propuesta mayoritaria es que se sitúe en torno a los tres quintos en las votaciones.

El apoyo puede venir dado, entre otras cuestiones, a que la secretaria de Estado de Turismo destacó además el papel autonómico y de la Administración local en materia de ordenación turística. «El Gobierno no va a entrar en ninguna competencia de ninguna comunidad autónoma. Tenemos muy claro cuáles son las competencias estatales y las de las comunidades autónomas. Las competencias en materia de ordenación turística son exclusivas de las comunidades autónomas. Y cada una legisla según aquello que piense que va a ser mejor», explicó al tiempo que puntualizó que «no va a haber una armonización».

Todas las comunidades autónomas fueron favorables a una mayoría simple de 3 quintas partes

Oliver: «El Gobierno no va a entrar en ninguna competencia de ninguna comunidad autónoma»

Aparture: «Euskadi va por delante. En el Estado, los pisos están sujetos a un marco confuso»

El Gobierno central estudia crear un registro estatal único de viviendas turísticas para su control

Desde la Asociación de Apartamentos Turísticos de Euskadi, Aparture, se muestran prudentes. Su presidente, Asier Pereda, valora el esfuerzo del Gobierno central por tratar de aunar algunos aspectos sin invadir las competencias autonómicas y, en la línea de su discurso habitual, confiesa que espera que se alcancen «unos consensos necesarios para tener un marco regulatorio sólido y estable».

Pereda subraya además que Euskadi «va muy por delante» del conjunto del Estado en esta cuestión ya que cuenta con una regulación específica para viviendas turísticas tanto en materia sectorial, fiscal, laboral y urbanística. «Otro elemento diferenciador es que en Euskadi ha habido una estrategia transversal que ha implicado a todas las administraciones competentes».

En lo que respecta al modelo alojativo que representa, desde Aparture hacen hincapié en el «tremendo esfuerzo que ha tenido que hacer el sector reglado en Gipuzkoa para adaptarse a todos los cambios normativos» y, en este sentido, su- braya aquello que les diferencia de las viviendas turísticas del resto del Estado «que están sujetas a un marco legislativo cambiante, confuso o incluso inexistente en función de cada comunidad autónoma».

Un registro único

El Gobierno está analizando además la concreción de una definición única de vivienda de uso turístico, además de la creación de un registro estatal único de este tipo de alojamiento como sistema o instrumento de control y regulación que les servirá a las comunidades autónomas para verificar que se cumple su normativa.

Este registro se realizaría con la idea de dar seguridad jurídica tanto a la persona que alquila como a la que quiere alquilar y estaría conectado con el Ministerio de Interior para saber en tiempo real las personas que están en cada una de las viviendas. Estaría a su vez conectado con Hacienda para afinar el control sobre las obligaciones tributarias, una cuestión que no afectaría al caso vasco, pero que permitiría en el resto del Estado «tener un mapa de viviendas de uso turístico que ahora mismo no tenemos», explicó.

El Gobierno aseguró que la regulación de los pisos turísticos es una cuestión «muy compleja jurídicamente» porque intervienen competencias de Europa, del Estado, de Comunidades Autónomas, Consejos Insulares y Ayuntamiento.

El grupo de trabajo que se reunió ayer también abordó la propuesta sobre la definición única de vivienda de uso turístico, con el fin de intentar llegar a un acuerdo de mínimos. La definición por el momento no está cerrada.

Finalmente, Oliver anunció que tras este primer encuentro, habrá una segunda ronda en unos días para retomar y concretar los puntos acordados. En reuniones posteriores, señaló, se dará voz a aquellas entidades, plataformas, asociaciones de consumidores, sindicatos y personas interesadas en este asunto para escuchar su punto de vista «sobre una cuestión que afecta a toda la población».

Más