¿Es 'Oumuamua' una nave extraterrestre?

¿Es 'Oumuamua' una nave extraterrestre?

Científicos de todo el mundo debaten sobre si un asteroide detectado cerca del Sol es o no un objeto de una civilización alienígena, y otros ridiculizan dicha teoría

Elisa López
ELISA LÓPEZ

¿Qué es 'Oumumua'? ¿Por qué ha generado tanto debate científico una noticia, firmada por dos científicos de Harvard, sobre este asteroide? 'Oumuamua' es un objeto interestelar que ha entrado en el sistema solar y sobre el que científicos del centro de astrofísica de la prestigiosa universidad norteamericana especulan que pueda tratarse de «una antigua nave extraterrestre» o de algo «enviado desde otra civilización». Una noticia que ha generado un auténtico debate y que parece más propia de la ciencia-ficción. Pero, ¿qué hay de verdad en todo esto? ¿Es cierto que podría haber sido enviado por otra civilización? Algunos expertos ridiculizan la teoría de la nave extraterrestre en el sistema solar. Aseguran, simplemente, que no tiene ni pies ni cabeza.

El 19 de octubre del pasado año el telescopio del observatorio de la isla hawaiana de Maui observó un cuerpo extraño, alargado, con forma de pepino, que giraba velozmente sobre sí mismo. En un principio se pensó que se trataba de un asteroide convencional, es decir, un cuerpo rocoso. Sin embargo, tenía una trayectoria extraña (hiperbólica), diferente a la que describen todos los asteroides observados hasta ahora. Se pensó también en la posibilidad de que fuera un cometa, un cuerpo celeste compuesto de hielo, polvo y rocas. Sin embargo, cuando los cometas se acercan al Sol forman una cola o penacho por la emisión de polvo y gas provocada por la radiación de nuestra estrella. Pero este bólido no tenía cola, por lo que tampoco encajaba con la idea de que fuese un cometa.

A partir de ese momento, los centros astronómicos de todo el mundo se dedicaron a observar este objeto tan extraño y al estudiar con detalle su trayectoria concluyeron que su origen tenía que ser muy lejano, del espacio interestelar. Se trataría entonces del 'primer visitante conocido' que viene de fuera del sistema solar.

Velocidad endiablada

'Oumuamua' viaja a una velocidad endiablada, a unos 26 km/seg, es decir a más de 90.000 km/h. Además, avanza de tal manera que su aceleración no podía explicarse únicamente por la fuerza gravitatoria ejercida por el Sol y los planetas . A medida que se acercan al Sol, los cuerpos celestes se aceleran tirados por la fuerza gravitatoria de la estrella y cuando se alejan de él, su movimiento se ve frenado por esta misma fuerza. Pero 'Oumuamua' en su movimiento de alejamiento del astro se frena menos de lo esperado, y se mueve más rápido de lo que teóricamente tendría que hacerlo. Y esto solo podría explicarse si hubiera una fuerza extra que proviniera del interior del propio objeto y lo estuviera impulsando.

Bialy y Loeb, dos científicos del centro de astrofísica de Harward, apuntaron a la posibilidad de que 'Oumuamua' no fuera un objeto de origen natural sino que un artefacto artificial fabricado por una civilización extraterrestre: «Puede ser una sonda totalmente operacional enviada de manera intencionada a las proximidades de la Tierra por una civilización alienígena», afirmaron. O puede tratarse, insistieron, de «un resto de un equipo tecnológico avanzado». Un artificio fabricado por una civilización tecnológicamente más avanzada que la terrestre para explorar el espacio interestelar.

«Si ('Oumuamua') forma parte de una colección de objetos, tiene que haber más que descubriremos en el futuro. Solo una fracción de los objetos interestelares serán restos tecnológicos de una civilización alienígena. Pero hemos de examinar cualquier cosa que entre el Sistema Solar desde el espacio interestelar para conocer la verdadera naturaleza de 'Oumuamua' o de otros objetos misteriosos», señalaron los científicos.

No obstante, otros investigadores critican y rechazan la hipótesis del origen artificial de 'Oumuamua' y dicen que se trata de uno de los billones y billones de objetos que viajan por la galaxia lanzados por los miles de millones de sistemas planetarios en su origen y evolución.

Como el doctor Wes Fraser, de la Queen's University de Belfast, que sostiene que su extraño movimiento quizá se deba a que recibió «un impacto de otros objetos en algún momento de su trayectoria».

 

Fotos

Vídeos