La misión japonesa Hayabusa2 dispara a un asteroide para hacer un cráter

La misión japonesa Hayabusa2 dispara a un asteroide para hacer un cráter

La agencia espacial japonesa (JAXA) cree que el subsuelo de Ryugu contiene sustancias orgánicas y agua con restos del primitivo sistema solar

EUROPA PRESS Madrid

La sonda espacial Hayabusa2 de Japón ha lanzado un proyectil a la superficie del asteroide Ryugu para producir un cráter artificial. El plan es aterrizar allí y tomar muestras que traerá a la Tierra.

La agencia espacial japonesa (JAXA) cree que el subsuelo de Ryugu contiene sustancias orgánicas y agua con restos del primitivo sistema solar.

Hayabusa2 soltó este viernes el pequeño impactador a 500 metros sobre la superficie del asteroide, tras comenzar su descenso el jueves desde su posición de origen a 20 kilómetros de distancia.

Se programó que el impactador detonara 40 minutos después de la separación, disparando una «cabeza de impacto» de cobre de 2 kilogramos en el área designada a una velocidad de 2 km por segundo para crear el cráter.

Después de liberar una cámara para capturar imágenes del impacto del proyectil, se confirmó que la sonda se movió temporalmente detrás del asteroide para escapar de los escombros causados por la detonación y el impacto del proyectil.

El éxito del experimento de impacto solo se confirmará a finales de abril. Se espera que la sonda aterrice en Ryugu en mayo para recolectar materiales subterráneos del cráter.

También estudiará la estructura interna del asteroide observando la superficie antes y después de la colisión del proyectil, así como también adquirirá los datos necesarios para la ciencia de colisión planetaria, según JAXA.

«Es una misión desafiante, pero hemos hecho preparativos a fondo», ha valorado Takashi Kubota, profesor del Instituto de Ciencia Espacial y Astronáutica de JAXA, en una rueda de prensa, y ha agregado: «Dejo el resto a la suerte».

Lanzado en diciembre de 2014 desde el Centro Espacial Tanegashima en el suroeste de Japón, Hayabusa2 llegó a Ryugu en junio pasado tras recorrer 340 millones de kilómetros.

Tocó tierra en febrero para recolectar muestras de superficie y encontró minerales hidratados que ayudarán a los científicos a determinar si los asteroides trajeron agua a la Tierra. Se espera que Hayabusa2 regrese a la Tierra a fines de 2020.