Más grande que un oso y con una descomunal cabeza: así es el último depredador gigante de África

Más grande que un oso y con una descomunal cabeza: así es el último depredador gigante de África

Científicos de la Universidad de Ohio han rescatado de un cajón un fósil de una nueva especie de carnívoro que habitó en Kenia hace 22 millones de años

Más grande que un oso polar, con una cabeza tan enorme como la de un rinoceronte y unos afilados dientes que podían medir 15 centímetros. Así era el Simbakubwa kutokaafrika, un carnívoro recién descubierto que era el rey de África hace unos 22 millones de años. Así lo afirma un nuevo estudio firmado por paleontólogos de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, quienes descubrieron los huesos de este gran depredador olvidados en un cajón de los Museos Nacionales de Kenia.

La investigación, que se publica ahora en la revista «Journal of Vertebrate Paleontology», explica que los fósiles que se conservan son de mandíbula, partes de su cráneo y de su esqueleto. Estos restos fueron desenterrados en Kenia hace décadas, en un momento en que una expedición buscaba en la región evidencias de monos antiguos. Pero como no sirvieron para ese propósito, se guardaron, cayendo en el olvido, hasta que el equipo liderado por Nancy Stevens -Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Ohio en el momento de la investigación, aunque ahora es y ahora conservadora de la División de Primates Fósiles en el Centro Duke Lemur de la Universidad de Duke- y Matthew Borths -investigador postdoctoral de la Fundación Nacional de Ciencia-, autores principales del estudio, se dieron cuenta de la importancia de aquellos huesos.

«Al abrir un cajón de un museo, vimos una fila de dientes gigantescos que pensamos que comieron carne y que pertenecían claramente a una especie nueva para la ciencia», afirma Borths en un comunicado difundido por la propia universidad.

Relación de tamaño entre el Simbakubwa y el ser humano actual
Relación de tamaño entre el Simbakubwa y el ser humano actual

«El gran león» que no es un león

'Simbakubwa' es en swahili «gran león». Se escogió esta nomeclatura no porque el antiguo fósil estuviera emparentado con los felinos -de hecho, no es familia directa de ningún carnívoro actual-, sino porque al igual que los leones de los ecosistemas africanos modernos, este depredador estaba en lo alto de la cadena alimenticia.

La criatura pertenece a un grupo extinto de mamíferos llamados hienodontes, quienes fueron los primeros mamíferos carnívoros de África. Durante unos 45 millones de años después de la extinción de los dinosaurios no aviares, los hienodontes fueron los principales depredadores del continente, aunque luego, cuando los movimientos tectónicos de las placas de la Tierra conectaron África con los continentes del norte, permitiendo el intercambio floral y de fauna entre las masas de tierra, se mezclaron con gatos, hienas o perros que comenzaron a llegar desde Eurasia.

Así, cuando los parientes de gatos y perros iban hacia el sur, los parientes de 'Simbakubwa' iban hacia el norte. «Es un momento fascinante en la historia biológica -subraya Borths-. Los linajes que nunca se habían encontrado comienzan a aparecer juntos en el registro fósil».

Al final de esta época, los hienodontes, de los que probablemente la especie 'Simbakubwa' fue la última superviviente de la familia, desapareció de la tierra a la vez que los pastizales reemplazaron los bosques y los nuevos linajes de mamíferos se diversificaron hace entre 18 y 15 millones de años.

Comparación de la mandíbula de un león (arriba) frente la de los restos encontrados
Comparación de la mandíbula de un león (arriba) frente la de los restos encontrados

¿Por qué se extinguieron?

«No sabemos exactamente qué llevó a la extinción a los hienodontes, pero los ecosistemas estaban mutando rápidamente a medida que el clima global se hacía más seco. Los parientes gigantescos de 'Simbakubwa' estaban entre los últimos hienodontes del planeta», comenta Borths.

«Este es un fósil fundamental, que demuestra la importancia de las colecciones de museos para comprender la historia evolutiva», afirma por su parte Stevens. «'Simbakubwa' es una ventana a una era pasada. A medida que los ecosistemas cambiaron, este depredador clave desapareció, anunciando transiciones de fauna cenozoica que eventualmente llevaron a la evolución de los animmales de la África moderna», concluye.