El físico ruso Eugene Chulkov, premio Euskadi de investigación

Imagen de archivo del físico ruso/MIKEL FRAILE
Imagen de archivo del físico ruso / MIKEL FRAILE

El físico ha realizado valiosas contribuciones en el campo de la física de la materia condensada

EFE

El Premio Euskadi de Investigación 2018 ha recaído en el físico de origen ruso afincado en Euskadi Eugene Chulkov, catedrático del Departamento de Física de Materiales de la UPV/EHU (2003), según ha decidido el jurado reunido este viernes en Bilbao.

Chuljov es además investigador del Materials Physics Center (MPC) y del Donostia International Physics Center (DIPC). Tras conocer el fallo, la consejera de Educación, Cristina Uriarte, se lo ha comunicado al propio galardonado.

El Departamento de Educación convoca anualmente el Premio Euskadi de Investigación. Los años pares, como es el caso (2018), el premio se convoca en el área de la Ciencia y Tecnología, mientras que en los años impares se dedica a las Ciencias Sociales y Humanidades.

Eugene V. Chulkov (región de Ryazan, Rusia, 1950), catedrático del Departamento de Física de Materiales de la UPV/EHU, ha realizado valiosas contribuciones en el campo de la física de la materia condensada, especialmente en la física del estado sólido y la física de superficies.

Su trabajo ha dado origen a numerosos experimentos para investigar los mecanismos de decaimiento y tiempos de vida media de las excitaciones de cuasi partículas, espectroscopía túnel y fotoemisión resuelta en ángulo. Se doctoró en Ciencias Físico-Matemáticas en la Universidad Estatal de Tomsk, Rusia, y comenzó su vinculación con el País Vasco en 1995, tras una estancia como profesor invitado en la UPV/EHU para desarrollar un proyecto de dinámica de electrones en superficies metálicas.

Además de las contribuciones científicas del profesor Chulkov, el jurado ha valorado que haya sido capaz de formar un importante núcleo de personal investigador a su alrededor, más de medio centenar de investigadores e investigadoras punteros de todo el mundo, que son atraídos por esa escuela de excelencia al DIPC y a San Sebastián.