Descubren cerca de la costa de Escocia el cráter de un meteorito gigante que cayó hace 1.200 millones de años

Descubren cerca de la costa de Escocia el cráter de un meteorito gigante que cayó hace 1.200 millones de años

«El material excavado en un impacto de meteorito gigante rara vez se conserva en la Tierra, porque se erosiona rápidamente, por lo que este es un descubrimiento emocionante», explica el doctor Ken Amor

EUROPA PRESSMadrid

Científicos de las Universidades de Oxford y Aberdeen (Reino Unido) descubrieron por primera vez en 2008 cerca de Ullapool, al noroeste de Escocia, la evidencia de una colisión de meteoritos de 1.200 millones de años de antigüedad. El grosor y la extensión del depósito de escombros que encontraron sugería que el cráter del impacto, provocado por un meteorito de 1 kilómetro de ancho, estaba cerca de la costa, pero su ubicación precisa seguía siendo un misterio.

Un nuevo informe, publicado en 'Journal of the Geological Society', muestra cómo un equipo dirigido por el doctor Ken Amor, del Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Oxford, ha identificado la ubicación del cráter a 15-20 kilómetros al oeste de una parte remota de la costa de Escocia, sumergido bajo el agua y cubierto de rocas en la Cuenca de Minch.

«El material excavado en un impacto de meteorito gigante rara vez se conserva en la Tierra, porque se erosiona rápidamente, por lo que este es un descubrimiento realmente emocionante -explica el doctor Armor-. Fue por pura casualidad que este aterrizó en un antiguo valle donde los sedimentos frescos cubrieron rápidamente los escombros y los preservaron. El próximo paso será un estudio geofísico detallado en nuestra área objetivo en la Cuenca de Minch».

Usando una combinación de observaciones de campo, la distribución de fragmentos de roca conocidos como clastos de basamento y partículas magnéticas, el equipo pudo medir la dirección que tomó el material del meteorito en varias ubicaciones y trazó la fuente probable del cráter. El doctor Ken Amor destaca que «debió de haber sido todo un espectáculo cuando este gran meteorito golpeó un paisaje árido, esparciendo polvo y escombros de roca en una amplia área».

Hace 1.200 millones de años, la mayor parte de la vida en la Tierra todavía estaba en los océanos y no había plantas. En ese momento, en Escocia el paisaje se habría parecido un poco a Marte cuando hubiera agua en la superficie. La Tierra y otros planetas pueden haber sufrido una mayor tasa de impactos de meteoritos en el pasado remoto, ya que chocaron con los restos de la formación del sistema solar temprano.

Sin embargo, existe la posibilidad de que ocurra un evento similar en el futuro dada la cantidad de asteroides y fragmentos de cometas que hay en el sistema solar. Se cree que los impactos mucho más pequeños, donde el meteorito tiene solo unos pocos metros de ancho, son relativamente comunes, ocurren aproximadamente una vez cada 25 años en promedio. Las colisiones con un objeto de aproximadamente 1 kilómetro, como en este caso, ocurren entre una vez cada 100.000 años y una vez cada millón de años, pero las estimaciones varían. Una de las razones es porque el registro terrestre de grandes impactos es poco conocido.