Descifran cómo se movían los dinosaurios más grandes que vivieron sobre la Tierra

Reproduccion de dinosaurios en el Museo Paleontologico de Igea . /Daniel Castillo
Reproduccion de dinosaurios en el Museo Paleontologico de Igea . / Daniel Castillo

La clave probablemente se encuentra en las poderosas capas de cartílago, lo que permite una gran flexibilidad en las articulaciones, especialmente en el hombro

EUROPA PRESS

Huellas de dinosaurios de cuello largo en Marruecos sugieren que orientaban sus patas delanteras hacia delante y los lados, algo que dependía de la velocidad y el centro de masa de aquellos gigantes. Un equipo internacional de investigadores investigó numerosas huellas de dinosaurios al pie de las montañas del Atlas utilizando métodos de vanguardia. Al compararlos con otras pistas de saurópodos, los científicos determinaron cómo avanzaban estos animales que desplazaban docenas de toneladas de peso. Los resultados han sido publicados en el 'Journal of Vertebrate Paleontology'.

Los dinosaurios de cuello largo (saurópodos) figuraron entre los herbívoros más exitosos de la Era Mesozoica, la edad de los dinosaurios. Las características de este grupo eran un cuerpo en forma de barril con patas columnares y un cuello extremadamente largo, que terminaba en una cabeza relativamente pequeña.

Los dinosaurios de cuello largo existieron desde hace aproximadamente 210 a 66 millones de años, por lo que pudieron consolidarse durante un periodo muy largo. También su gigantismo, con el que superaron a otros dinosaurios, apunta a su éxito.

Los saurópodos incluyeron a los animales terrestres más grandes en la historia de la Tierra, algunos de más de 30 metros de largo y hasta 70 toneladas de peso. «Sin embargo, todavía no está claro cómo se movieron exactamente estos gigantes», dice Jens Lallensack, paleontólogo del Instituto de Geociencias y Meteorología de la Universidad de Bonn en Alemania. Las articulaciones de las extremidades eran parcialmente cartilaginosas y, por lo tanto, no se fosilizaron, lo que permitió solo conclusiones limitadas sobre el rango de movimiento.

Las piezas faltantes del rompecabezas se pueden reconstruir con la ayuda de huellas fósiles de aquellos gigantes. Un equipo internacional de investigadores de Japón, Marruecos y Alemania, dirigido por la Universidad de Bonn, ahora ha investigado un sitio único en Marruecos, al pie de las montañas del Atlas. El sitio consta de una superficie de 54 x 6 metros que se colocó verticalmente durante la formación de montañas y muestra cientos de huellas individuales, algunas de las cuales se superponen. Una parte de estas huellas podría asignarse a un total de nueve vías (secuencias de huellas individuales).

«La elaboración de pistas individuales a partir de este lío de huellas confusas fue un trabajo de detective y solo fue posible a través del análisis de modelos 3D de alta resolución en la computadora», dice Oliver Wings, de la Universidad Martin Lutero en Wittenberg (Alemania).

Los investigadores quedaron asombrados por los resultados: las vías son extremadamente estrechas, las huellas derecha e izquierda están casi en línea. Además, las impresiones del antepié no se dirigen hacia delante, como es típico en las pistas de saurópodos, sino que apuntan hacia un lado y, a veces, incluso hacia atrás oblicuamente. Aún más: los animales pudieron cambiar entre ambas orientaciones según fuera necesario. «Las personas pueden girar las palmas hacia abajo cruzando el cúbito y el radio», dice Michael Buchwitz, del Museo de Historia Natural de Magdeburgo.

Sin embargo, este movimiento complicado se limita a los mamíferos y camaleones en los vertebrados terrestres de hoy. No fue posible en otros animales, incluidos los dinosaurios. Los saurópodos, por lo tanto, deben haber encontrado otra forma de girar el antepié hacia adelante.

¿Cómo puede explicarse la rotación del antepié en las pistas de saurópodos? La clave probablemente se encuentra en las poderosas capas de cartílago, lo que permite una gran flexibilidad en las articulaciones, especialmente en el hombro. Pero ¿por qué las manos giraban hacia afuera? «Las manos exteriores con palmas opuestas fueron la condición original en los antepasados bípedos de los saurópodos», explica Shinobu Ishigaki de la Universidad de Ciencias de Okayama, Japón. Por lo tanto, la pregunta debería ser por qué la mayoría de los saurópodos giraron hacia adelante, un movimiento anatómicamente difícil de implementar.

Un análisis estadístico de las pistas de saurópodos de todo el mundo podría proporcionar pistas importantes: al parecer, los animales tendían a tener la parte delantera orientada hacia afuera cuando la pata delantera no se usaba para la locomoción activa, sino solo para cargar peso corporal.

Por lo tanto, las patas delanteras a menudo giraban más hacia afuera cuando el animal se movía lentamente y el centro de masa del cuerpo estaba muy atrás. Solo si también se usaban para el avance, un antepié dirigido al frente era ventajoso. Además, el análisis mostró que la rotación externa de la parte delantera estaba limitada a individuos más pequeños, mientras que en animales más grandes se dirigían principalmente hacia adelante. Los animales grandes aparentemente ya no podían girar sus patas delanteras de lado. «Esta pérdida de movilidad fue probablemente un resultado directo de su gigantismo», dicen los investigadores.