Catástrofe reproductiva en una de las mayores colonias de pingüinos de la Antártida

Catástrofe reproductiva en una de las mayores colonias de pingüinos de la Antártida

Las crías de la especie emperador mueren antes de poder migrar por el cambio en las características del hielo de la zona

La colonia de pingüinos emperador de la bahía de Halley, en la Antártida, era la segunda más numerosa del mundo. En primavera se juntaban entre 14.000 y 25.000 aves -que suponían entre un 5 y un 9 por ciento de la población mundial de la especie- dispuestas a reproducirse. La reunión era tan multitudinaria que los científicos la observaban desde el espacio. Sin embargo, las últimas imágenes tomadas señalan un drástico cambio en el devenir de esta comunidad: las parejas llevan tres años sin apenas criar polluelos, lo que los científicos consideran una «catástrofe» para la comunidad y, por ende, para la especie.

Investigadores del British Antarctic Survey (BAS) publican los alarmantes datos en la revista «Antarctic Science», apuntando a la causa de este suceso por el cambio de las condiciones locales del hielo marino. «Los pingüinos emperador necesitan hielo marino estable para reproducirse, y esta plataforma debe durar desde abril cuando las aves llegan, hasta diciembre cuando sus polluelos crecen», han explicado los investigadores en un comunicado. Sin embargo, el hielo se está abriendo antes de tiempo, lo que tiene como consecuencia la muerte de los polluelos.

«Durante la última década, hemos estado rastreando la población de esta y otras colonias en la región utilizando imágenes satelitales de muy alta resolución. Estas fotografías han mostrado claramente la catastrófica brecha de reproducción durante los últimos tres años. Nuestro análisis puede detectar individuos y grupos de pingüinos, por lo que podemos estimar la población según la densidad conocida de los grupos para obtener una estimación confiable del tamaño de la colonia», explica el autor principal y especialista en teledetección de BAS, Peter Fretwell.

El hielo marino se rompe bajo los pies de las crías

En los últimos 60 años, las condiciones del hielo marino en el la bahía de Halley, en el mar de Wedell, han sido estables. Pero en 2016, después de un clima anormalmente tormentoso, el hielo marino se rompió en octubre, mucho antes de que cualquier polluelo emperador hubiera huido. Este mismo patrón se repitió en 2017 y nuevamente en 2018, y condujo a la muerte de casi todas las crías.

¿Este cambio en el hielo marino es culpa del temido cambio climático? Los investigadores no lo pueden ratificar con seguridad: «Es imposible decir si los cambios en las condiciones del hielo marino en la bahía de Halley están específicamente relacionados con el cambio climático, pero un fracaso tan completo para reproducirse con éxito no tiene precedentes en este sitio», asegura por su parte Phil Trathan.

Halley muere, Dawson Lambton se «aprovecha»

Al mismo ritmo que la colonia Halley desaparecía, la comunidad de pingüinos de Dawson Lambton, cerca de la mencionada bahía, aumentaba de forma visible, según afirman en el estudio. Los investigadores creen que muchos de los emperadores adultos se han mudado allí, buscando mejores áreas de reproducción después de que las condiciones ambientales hubieran cambiado.

Al contrario de lo que pueda parecer, esta situación abre una esperanza a las aves: la reubicación de los pingüinos emperador indica que están buscando sitios alternativos en respuesta a los cambios signficativos en su entorno local, lo que es una buena señal de adaptación.

Sin embargo, a pesar de que la especie busque sus propios métodos para la supervivencia, los pingüinos emperador siguen seriamente amenazados. «Incluso teniendo en cuenta los niveles de incertidumbre ecológica, los modelos publicados sugieren que el número de especímenes se reducirá drásticamente, perdiendo del 50 al 70% de su número antes de finales de este siglo debido a que las condiciones del hielo marino cambian como resultado del cambio climático», alertan.