La actividad física prepara a las neuronas para regenerarse en caso de lesión medular

La actividad física prepara a las neuronas para regenerarse en caso de lesión medular

Esta es la principal conclusión de una investigación realizada en roedores que se publica en la revista Science Translational Medicine

EFE

El cerebro se beneficia de un estilo de vida activo y, ahora, un nuevo estudio ha demostrado que la actividad física prepara a las neuronas para regenerarse en caso de lesión medular.

Esta es la principal conclusión de una investigación realizada en roedores que se publica en la revista Science Translational Medicine y que, por primera vez, según sus autores, observa la influencia que tiene un estilo de vida activo sobre la capacidad regenerativa del sistema nervioso periférico.

Es decir, sobre el conjunto de nervios craneales y espinales que controlan las funciones motoras y sensoriales, detalla en una nota de prensa, Ángel Barco, del Instituto de Neurociencias de Alicante (IN) y uno de los firmantes de este estudio que lidera el Imperial College de Londres.

Según los investigadores, este hallazgo explica que las personas que han llevado un estilo de vida activo se recuperen en mayor medida después de una lesión medular que aquellas con estilo de vida menos activo. Y es que, una vida activa «conduce a cambios en la expresión génica que hacen que el nervio sea más propenso a regenerarse», ha explicado la directora del proyecto Simone Di Giovanni e investigadora en el Imperial College.

Los científicos identificaron una vía molecular relacionada con la actividad física que es capaz de estimular la regeneración de los nervios después de una lesión medular, y vieron que esta vía se puede activar con una pequeña molécula.

Esta molécula logra «reprogramar» en roedores las neuronas para regenerarse después de una lesión medular, por lo que se puede convertir en una posible diana terapéutica, según sus autores.

No obstante, aunque el trabajo aún se encuentra en una etapa temprana, los investigadores han asegurado que este hallazgo abre las puertas a un posible tratamiento que podría combinarse con la neurorrehabilitación de pacientes con lesiones medulares.