El celador de la clínica de Bilbao apartado por presunto abuso sexual a pacientes niega las acusaciones

Exterior de la Clínica IMQ Virgen Blanca, de Bilbao./DV
Exterior de la Clínica IMQ Virgen Blanca, de Bilbao. / DV

La Clínica Virgen Blanca asegura que el trabajador «hasta la fecha no había generado incidente alguno», pero abre un expediente informativo

EUROPA PRESS

La dirección de la Clínica IMQ Virgen Blanca , de Bilbao, ha apartado de sus funciones al trabajador del centro acusado de supuestos abusos sexuales a tres pacientes y ha abierto un expediente informativo, aunque ha mostrado su respeto a la presunción de inocencia del empleado que «niega las acusaciones y hasta la fecha no había generado incidente alguno». Asimismo, la línica ha reiterado su voluntad de total colaboración con la investigación que se lleva a cabo en torno a estos hechos denunciados por tres pacientes.

En el comunicado, la clínica ha explicado que las tres pacientes acusaron a un celador de la clínica de «tocamientos cuando éstas se recuperaban de la anestesia», tras una intervención en el hospital el pasado lunes.

El Departamento de Seguridad confirmó este miércoles que tres mujeres habían presentado ante la Ertzaintza sendas denuncias por haber sufrido abusos sexuales, presuntamente a manos de un trabajador de una clínica de Bilbao.

La dirección de la Clínica IMQ Virgen Blanca ha señalado que, nada más conocer el primer caso por una queja de la propia paciente, se pusieron a disposición de la afectada y se inició un procedimiento interno que permitió detectar un segundo caso, poniéndose también en contacto inmediato con la paciente para indagar en lo ocurrido y ofrecerle acompañamiento. Además, ha añadido que, por la tarde, la dirección de la clínica se personó ante la Ertzaintza para prestar declaración, lugar donde tuvo conocimiento de la tercera denuncia.

«Para nosotros, los pacientes son lo más importante, siendo los primeros interesados en velar por su tranquilidad y seguridad», ha subrayado el centro sanitario. De ahí, que una vez el caso en manos de la justicia, confía en que por el bien de todas las personas implicadas la situación se resuelva lo antes posible«, ha añadido.

Por último, ha recordado que las clínicas de IMQ realizan cada año una media de casi 20.000 endoscopias sin que nunca se haya producido «un incidente de esta naturaleza».

No hay más denuncias por ahora

Por su parte, la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha asegurado que la Ertzaintza no ha recibido, por el momento, nuevas denuncias y se encuentra actualmente instruyendo las diligencias correspondientes tras las tres denuncias formalizadas «para ver cómo evoluciona la investigación y proceder en consecuencia». En cualquier caso, ha recordado que, tal y como ha confirmado la propia clínica, en centro ha puesto en marcha ya el protocolo correspondiente y «ha separado a esta persona del servicio».

Más información