Cárcel para el conductor drogado que mató a un ertzaina en Artaza

Cárcel para el conductor drogado que mató a un ertzaina en Artaza

La Justicia le aplica la pena máxima por homicidio imprudente grave porque la temeraria conducta del acusado «rozó el dolo eventual»

AINHOA DE LAS HERAS BILBAO.

El juzgado de lo Penal número 5 de Bilbao ha condenado a cuatro años de cárcel al conductor que, bebido y drogado, embistió al coche del ertzaina Álvaro García cuando se dirigía a trabajar y le causó la muerte, según ha podido saber este periódico en fuentes cercanas al caso. Ocurrió hace casi un año, el pasado 5 de junio de 2018, en la rotonda de Artaza, en Leioa. Se trata de la pena máxima prevista en el Código Penal para el delito de homicidio por imprudencia grave, aunque para los familiares de las víctimas de tráfico la violencia vial siga estando muy poco castigada. Además, al acusado, I.G.C., de 35 años, le será retirado el permiso de conducir por un periodo de cinco años.

En la sentencia, el juez advierte de que la temeraria conducta del procesado «rozó el dolo eventual», es decir, la intencionalidad, y por tanto el homicidio doloso. El terrible accidente se produjo sobre las cuatro y media de la madrugada. Álvaro, de 29 años, que llevaba tres en la Ertzaintza, estaba destinado en la comisaría guipuzcoana de Hernani, a más de cien kilómetros de su domicilio en Getxo, por lo que tenía que madrugar mucho para llegar a tiempo al 'briefing' de las seis de la mañana. Aquel día cambió su ruta habitual porque tenía que repostar.

Una patrulla de la Policía Local de Getxo dio el alto al 'Volkswaggen Passat' en el arcén de la rotonda de Artaza porque llevaba las luces fundidas. Cuando el policía vasco estaba hablando a través de la ventanilla con los patrulleros, se escuchó cómo se aproximaba un vehículo «como un misil», según los testigos. Era el 'Citroën C5' gris metalizado conducido por I.G.C. Según se comprobó después en las cámaras de seguridad de los túneles de la Avanzada, el coche circulaba a gran velocidad. El conductor se encontraba además bajo los efectos del alcohol y las drogas. El 'C5' golpeó un bordillo y salió despedido hacia el lado derecho, donde estaba Álvaro en el interior de su coche. Los policías locales tuvieron que apartarse para no ser arrollados.

El acusado casi cuadruplicaba la tasa de alcohol y dio positivo en dos drogas

El vehículo desbocado impactó contra la puerta del piloto del 'Volkswagen Passat', donde se encontraba el ertzaina, y le empotró contra un muro causándole la muerte en el acto. El conductor del 'Citroën' arrojó una tasa de 0,93 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, casi cuatro veces por encima de lo permitido, que es 0,25. Además, en el test de drogas dio positivo en dos sustancias.