La cara B de la montaña

La cara B de la montaña
AFP/ TIM KEMPLE

USANA ZAMORA FOTOGRAFÍA:

La ruta por la cara este del Howse Peak (3.395 metros de altitud), la cumbre más alta de la cordillera Waputik, en la Montañas Rocosas canadienses, se antojaba extremadamente difícil. Pero al veterano alpinista austriaco Hansjörg Auer (35 años) le gustaban los desafíos y, junto a dos compañeros del Equipo Global de Atletas de The North Face, David Lama (28) y Jess Roskelley (36), emprendieron un sueño del que ya nunca despertaron. Intentaron conquistar el imponente pico, pero una repentina avalancha sepultó para siempre sus ilusiones.

Esta imagen de Hansjörg Auer, tratando de sortear moles de hielo y roca, es una de las últimas tomadas antes de que el fatal accidente conmocionara al mundo del alpinismo la pasada semana.

La primera señal de alarma llegó cuando el grupo de montañeros no contactó con el padre de uno de ellos, el conocido alpinista John Roskelley. Pero con el paso de las horas y después de que un helicóptero del Parque Nacional Banff (donde se encuentra Howse Peak) avistara indicios de avalanchas todo hizo pensar en lo peor. Los pronósticos más pesimistas se confirmaron horas más tarde. La montaña mostró su peor cara.