PP, EH Bildu y Elkarrekin Podemos unen sus votos para reclamar la devolución de las primas por jubilación anticipada

Alumnos en clase. /Sara Santos
Alumnos en clase. / Sara Santos

La Cámara vasca tramitará, con el rechazo del PNV y PSE, una ley para recuperar estas indemnizaciones a empleados públicos

AGENCIAS

El Parlamento Vasco ha aceptado la toma en consideración de una proposición de ley del PP con la que se abre la puerta al pago con carácter retroactivo de las primas por jubilación anticipada a los profesores de la red pública que quedaron suspendidas en el 2012 por el Gobierno del socialista Patxi López.

La propuesta legislativa ha salido adelante en el pleno de este jueves gracias a que PP, EH Bildu y Elkarrekin Podemos han unido sus votos y han logrado aprobarla, con el rechazo de los partidos que integran el Ejecutivo autonómico, PNV y PSE-EE.

Ahora el Parlamento Vasco comenzará su tramitación en ponencia, donde los distintos grupos podrán plantear sus respectivas enmiendas.

En la iniciativa se reclama que recobren su vigencia todas las primas de jubilación anticipada recogidas en acuerdos, convenios y pactos de los empleados de la Administración Pública Vasca, aunque este supuesto afecta sobre todo a los profesores no universitarios de la red pública.

Más de 2.000 docentes, agrupados en la Asociación de Docentes Jubilados del País Vasco, Adostuz, presentaron en marzo una reclamación colectiva ante el Gobierno Vasco en la que piden que se les paguen estas indemnizaciones que, según sus cálculos, ascienden en conjunto a entre 80 y 100 millones de euros.

Estas primas se establecieron por convenio laboral en 2010 para poder dar paso a un profesorado más joven, pero en 2012 el Ejecutivo de Patxi López las dejó en suspenso con el argumento de la crisis económica.

Integrantes de Adoztuz han seguido el debate desde la tribuna de invitados y tras la votación una de sus portavoces, Katy Gutiérrez, han confiado en que la tramitación sea rápida y ha defendido que el Gobierno Vasco tiene «dinero suficiente» para hacer frente a esta «deuda».

Además, ha destacado que tres partidos tan distintos como EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP «han tenido la grandeza» de apoyar esta iniciativa porque «la causa es justa».

Desde el grupo proponente, el popular Antón Damborenea, ha defendido que es posible hacer frente a este pago porque hay más ingresos de los previstos.

Además, ha considerado que este asunto es «curioso» porque el PNV se posicionó en contra de la suspensión de la indemnización cuando se aprobó, por lo que le ha pedido que «recapacite y cumpla con su obligación».

Desde EH Bildu, Rebeka Ubera ha opinado que el Gobierno Vasco no tiene argumentos para negarse al pago con carácter retroactivo «más allá de sus debilidad y de su falta de voluntad» para hacerlo.

En la misma línea, Jon Hernández (Elkarrekin Podemos) ha apelado al PSE-EE para que se recupere este pago, tras asegurar que la actual coyuntura económica lo permite.

Desde los grupos que apoyan al Ejecutivo de Vitoria, Estíbaliz Larrauri (PNV) ha advertido que la recuperación de la prima con carácter retroactivo supone un «impacto económico multimillonario inasumible» de más de 275 millones para el Gobierno Vasco y «lastraría» su gestión de política de personal, al tiempo que ha negado que la recaudación fiscal permita este pago.

Por su parte, el socialista José Antonio Pastor ha explicado que ha votado en contra de la propuesta por lealtad al Ejecutivo vasco y ha reconocido que su abono puede implicar problemas de «equilibrio» presupuestario, pero ha señalado que una vez tomada en consideración el Gobierno autonómico debe comenzar «cuanto antes» a negociar con los afectados.