Beneficios (y riesgos) del Baby Led Weaning para tu bebé

Beneficios (y riesgos) del Baby Led Weaning para tu bebé

El Baby Led Weaning, o alimentación regulada por el bebé, se ha puesto muy de moda en los últimos años. Te contamos en qué consiste exactamente y cuáles son tanto sus beneficios como sus riesgos.

E. SAEZ

Como explican desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), el Baby Led Weaning (BLW) consiste en «en una alimentación complementaria, guiada por el propio bebé, que permite que el lactante manipule los alimentos con sus manos y se los lleve a la boca». Se trata, por tanto, de una alternativa a la cuchara en el momento en el que el bebé ya requiere alimentación aparte de la lactancia.

Como señalan también desde la AEPap, la leche materna es el alimento ideal para el bebé durante los seis primeros meses de vida, pero a partir de este momento ni la leche materna ni la de fórmula son suficientes para satisfacer las necesidades nutricionales del niño, por lo que se deben administrar más alimentos. Es en este momento, cuando se podría iniciar el Baby Led Weaning, siempre y cuando «el lactante haya adquirido ciertas competencias motoras y cognitivas». No obstante, la leche materna sigue siendo un alimento ideal para el bebé, de forma complementaria, hasta, al menos, los dos años.

Asimismo, la pediatra Lucia Galán, conocida por su blog 'Lucía, mi pediatra', indica que antes de empezar con este método es importante que el bebé se siente bien en la trona sin caerse ni hacia delante ni hacia los lados, que tenga autonomía con las manos y coordinación, así como que haya desaparecido el reflejo de extrusión. Esto último es un acto reflejo que hace que el bebé expulse cualquier alimento sólido de la boca con el fin de no atragantarse y, en general, deja de producirse a los seis meses.

Los pediatras, por tanto, recomiendan este método, ¿pero cuáles son sus beneficios? ¿Y sus riesgos? Te lo contamos a continuación.

Beneficios del Baby Led Weaning

  1. El niño aprende a reconocer las señales de hambre y saciedad al tener un papel más activo. Esto permite regular las cantidades de alimento que toma, lo que puede llegar a prevenir la obesidad.
  2. Mejora el paso de la lactancia a los alimentos sólidos.
  3. Fomenta una mayor aceptación de alimentos, pues los bebés prueban diferentes texturas y sabores sin ser forzados desde temprana edad.
  4. Estimula el desarrollo psicomotor del bebé al agarrar los trozos de comida y llevárselos a la boca, en lo que también se ve implicada la coordinación.
  5. Favorece la correcta masticación.

Riesgos del Baby Led Weaning

  1. Atragantamiento: para evitarlo lo ideal es restringir alimentos duros que no puedan masticar bien como verduras o frutas crudas (zanahoria, apio, manzana), frutos secos, frutas desecadas, uvas, cerezas, tomates cherry, maíz, guisantes y caramelos, entre otros.
  2. Falta de nutrientes en la alimentación porque el niño no coma la suficiente cantidad de alimentos.

Para evitarlos, lo más adecuado es seguir las recomendaciones de los expertos, observar si el método es adecuado para nuestro bebé y, por supuesto, consultar a tu pediatra cualquier duda.