'Ayer soñé con un 6 de julio', cartel ganador de los Sanfermines 2019

La autora es la joven burladesa Edurne Taínta

EFE

La joven burladesa Edurne Taínta es la autora del cartel que anunciará los Sanfermines 2019, de título 'Ayer soñé con un 6 de julio', que ha sido elegido con la participación más alta -10.629 votos- desde que los pamploneses pueden votar para elegir un ganador de entre los propuestos por un jurado.

El cartel ofrece una visión cenital y en colores cálidos de la plaza del Ayuntamiento de Pamplona en el momento del chupinazo, a mediodía del 6 de julio, cuando estalla la fiesta con confetis lanzados desde la Casa Consistorial y con la algarabía de las personas que abarrotan la escena.

Taínta, de 24 años, es la sexta mujer ganadora y probablemente la más joven hasta el momento, quien en conferencia de prensa tras darse a conocer el resultado del proceso ha descrito su obra como el reflejo de lo que ella misma siente al despertar cada 6 de julio, en este caso a través de un sueño que intuye lo que va a suceder.

La ganadora (Burlada, 1994), que cursa Grado de Ilustración y ya es técnica en Diseño Gráfico y Publicidad, ha señalado que cuando compuso la escena para el cartel se puso en el lugar de «una persona que se levantaba, acudía a un balcón y veía un sueño».

«Es la idea de los nervios que paso un 5 de julio, que estoy en la cama como soñando. Quería representar el sueño, cuando te levantas en un balcón después de estar durmiendo y ves que son las 12 en punto que está el chupinazo».

Los colores de la imagen juegan además con el contraste de sombras de los edificios a mediodía, con colores cálidos y fríos, de forma que los primeros «son el día y el mundo de la noche los fríos», ha señalado para añadir que los confetis, a su vez, «se convierten en estrellas por la noche».

Todo ello trasluce «un cuento de fantasía» gracias a los colores, que «no son reales, son como fantásticos», lo que aporta el aura de lo onírico que quería representar la joven en su «cuento de fantasía», que a su vez incluye «un mundo sin política, sin simbolismos, que todo refleje neutral», para lo cual del balcón del Ayuntamiento cuelgan banderas neutrales, con la única referencia del color rojo de Navarra.