Aumenta el malestar entre los padres por los ocho días de huelga en los colegios concertados

Aumenta el malestar entre los padres por los ocho días de huelga en los colegios concertados

Los sindicatos anunciaron ayer que mantienen los paros porque consideran insuficiente la última propuesta de la patronal que abordarán el viernes

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

A medida que se acerca el próximo miércoles, día establecido por los sindicatos para iniciar una huelga de ocho días en los centros de iniciativa social de la red concertada de la enseñanza vasca, la tensión en el sector es cada vez más palpable. Si en las seis jornadas de paro anteriores los padres de los alumnos afectados apenas se habían pronunciado, ahora han comenzado a mostrar públicamente su malestar. Consideran que sus hijos son quienes padecen directamente las consecuencias de un conflicto entre trabajadores y patronal y temen que puedan llegar a perder el curso.

Ricardo González, secretario de la Federación Libre de Asociaciones de Padres de Alumnos de Gipuzkoa (FEGUIAPA), donde se inscriben las ampas de los colegios religiosos concertados, señalaba ayer que «entendemos que los profesores tienen derecho a presentar sus reivindicaciones, pero ocho días son muchos. Los chavales pierden el ritmo de las clases y nos preguntamos cómo van a recuperar todas las horas de clase perdidas».

Bastantes padres, sobre todo los de Educación Infantil, han comentado que se están planteando no pagar la cuota de este mes de enero cuyo calendario escolar comenzó el pasado lunes, día 7, es decir una semana menos, a lo que hay que añadir los ocho días de la anunciada huelga. González señala que no es una iniciativa propuesta por las ampas sino «una decisión más personal debido al malestar creciente. No se trata de una idea que haya surgido de la federación ni tampoco hemos recibido notificación de nadie que vaya a hacerlo».

El conflicto no tiene visos de solucionarse antes del día 16. Las centrales ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT reiteraron ayer, a través de un comunicado, que «la última propuesta presentada por las patronales -para tratar en la reunión del viernes- es insuficiente, lejos de las reivindicaciones planteadas en nuestra plataforma conjunta». Por esta razón mantienen la convocatoria de huelga desde el miércoles 16 al viernes 25 de este mes. «La unidad sindical pide a las patronales que hagan nuevas propuestas que respondan a la plataforma conjunta», señalan en el comunicado.

La FECAAP, -federación de asociaciones que aglutinan a madres y padres de los colegios vascos de iniciativa social, entre ellas la FEGUIAPA-, ha remitido una carta a la consejera de Educación, Cristina Uriarte, porque entiende que estos centros son sostenidos con fondos públicos y, como tal, dependientes del Gobierno Vasco.

El escrito tiene como origen la intención de transmitir su malestar por la situación en los centros educativos concertados «entre la patronal Kristau Eskola, el Departamento de Educación y el profesorado representado a través de los sindicatos», porque el conflicto «cada vez más encrudecido y extendido en el tiempo, está perjudicando gravemente a los alumnos, así como a las familias».

Financiación de Educación

Las ampas piden la implicación del Departamento de Educación porque «es el Gobierno Vasco el que se encarga de la financiación de los centros» y el que «se erige en garante de la calidad educativa que el alumnado recibe». En este sentido consideran que «la calidad de la educación que nuestros hijos están recibiendo se está viendo seriamente afectada por un conflicto ajeno a ellos y directamente vinculado a la financiación recibida del Ejecutivo vasco». Por todo ello, instan a Educación a intensificar las negociaciones «de manera que se priorice, por encima de otros objetivos desbloquear un conflicto que afecta injustamente a su alumnado, el colectivo más vulnerable y al que primero deben defender los poderes públicos».

Desde el Departamento de Educación, de momento, públicamente solo se ha reiterado, al igual que lo hicieron durante las movilizaciones en la red pública el año pasado, la necesidad de que las partes negocien para que evitar que los alumnos sufran las consecuencias con la pérdida de muchas horas de clase y también los padres con problemas para conciliar.

Respecto al fondo de la negociación, se considera que no se trata únicamente de un problema de financiación sino que incluye otros aspectos laborales. Como referencia se toman las ikastolas, que también se enmarcan en la red concertada, por lo tanto reciben la misma cantidad económica que los centro de iniciativa social, y que hace pocas semanas alcanzaron un acuerdo para renovar el convenio regular de unos 60 centros con 35.000 alumnos, y que entraría en vigor el próximo junio, aunque el pasado 1 de enero ya comenzaron a aplicarse alguna de las mejoras. También es cierto que el acuerdo fue suscrito por LAB, el sindicato con mayor representación en las ikastolas del País Vasco, mientras que ELA, mayoritario en los centros de iniciativa social, no apoya el convenio.

Reunión con las centrales

Pero la FECAAP, que no va a posicionarse a favor de ninguna de las partes, no solo pide cuentas al Gobierno Vasco, también a los sindicatos. Con ellos se va a reunir esta tarde para pedir explicaciones de «por qué se está utilizando a los niños en un conflicto laboral».

Además de solicitarles que desconvoquen la huelga que comienza la próxima semana, les transmitirán que «no podemos permitir que hayan convertido a los alumnos en un arma estratégica en la negociación».

Más