Aspirantes «cortados» por sus fichas policiales

Dos profesores de Arkaute observan las pruebas de acceso a la Ertzaintza en el BEC de Barakaldo. /  DV
Dos profesores de Arkaute observan las pruebas de acceso a la Ertzaintza en el BEC de Barakaldo. / DV

D. S. OLABARRI SAN SEBASTIÁN.

En una de las entrevistas personales de una de las últimas promociones, uno de los encargados de esta parte del proceso selectivo preguntó a una aspirante si alguna vez había robado una pulsera en una tienda. La joven contestó que sí, que fue hace muchos años. «Un error» de juventud siendo apenas una adolescente. También les dijo que aquello se arregló rápido con los dueños de la tienda y que jamás fue juzgada por ese hurto. Insistió en que no tiene ningún tipo de antecedente judicial, pero admitió que fue identificada por los agentes que acudieron al establecimiento.

Después de superar una gran parte del proceso, la joven fue «cortada» en este punto de la OPE. No entendía por qué había suspendido si sus antecedentes estaban limpios. «Lo que no sabía esta chica es que la Ertzaintza había abierto una ficha policial a raíz de este incidente. Y que esa ficha, aunque nunca hubiese llegado a ser condenada, sigue abierta si no pides expresamente que se elimine», explica un profesor de una academia formativa, que cuestiona que se utilicen este tipo de datos en las entrevistas personales de los aspirantes.

Borrado de datos

Esta joven no es la única que ha sido rechazada en los últimos procesos selectivos después de que los examinadores comprobasen que, a pesar de no haber sido condenada nunca, había estado involucrada en algún tipo de incidente. Por ejemplo, en algún tipo de pelea.

De hecho, profesores que se encargan de preparar estas entrevistas están recomendando a los alumnos que acudan a las comisarías de la Ertzaintza a solicitar formalmente que se borren este tipo de datos de los ficheros policiales. Para ello, tienen que ir en persona a los centros policiales y rellenar un formulario creado precisamente para ello.