Alazne Aizpitarte: «Muchos adolescentes asumen el control de su pareja como una señal de amor»

Alazne Aizpitarte: «Muchos adolescentes asumen el control de su pareja como una señal de amor»

Imparte esta tarde una charla sobre la violencia en las primeras relaciones amorosas, en unAula DV programada dentro de los Cursosde Verano de la UPV

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

Alazne Aizpitarte es terapeuta de familia y doctora en Violencia de Pareja en Adolescentes y Jóvenes por la UPV. Hoy imparte una conferencia sobre su especialidad, 'Violencia de género en noviazgo adolescente' en el Aula DV, dentro de los Cursos de Verano. La charla es en el Palacio de Miramar (19.00 h) y para poder acceder es necesario inscribirse en www.uik.eus o recoger una invitación en las oficinas de los Cursos en el mismo Palacio de Miramar de 10 a 16 h.

- Cuando hablamos de violencia en las relaciones de noviazgo de los y las adolescentes, ¿de qué estamos hablando?

- Cuando escuchamos la palabra violencia nos viene a la mente la violencia física, como un golpe o un empujón, y no es este tipo la que más caracteriza la violencia en estas relaciones. Se trata en su mayoría de comportamientos que tienen como objetivo controlar y aislar a su pareja de amistades y familia. Por ejemplo, leer los mensajes privados de su novio o novia, llamar insistentemente por teléfono para preguntar con quién está, dónde se encuentra o qué hace, e incluso buscar pruebas -a través de las redes sociales, sistemas de geolocalización- para comprobar si es cierto lo que su pareja le ha contado. Algunos suelen estar en modo detective o de hipervigilancia constante. Estas conductas de control muchas veces van de la mano de intentos de aislamiento, y se vuelve habitual que pidan a sus parejas que no salgan con amigos o que no se relacionen con algunas personas en concreto. Además de esto, podemos encontrar insultos, humillaciones, comentarios en las redes sociales o amenazas a través de mensajes privados.

- ¿Muchos adolescentes asumen el control a su novia o novio como una conducta normal?

- Sí, forma parte de sus normas de relación. De hecho, lo más preocupante no es la frecuencia de dichos comportamientos, sino su aceptación. Es más, muchos las perciben como señales de amor e interés hacia la pareja: «Me llama en todo momento porque se preocupa mucho por mí», «se pone celoso porque me quiere con locura»... No penalizan las reacciones explosivas de celos, ya que son reflejo de la pasión existente en la relación. No es de extrañar teniendo en cuenta que los adolescentes son la mayor audiencia de muchos programas televisivos y 'realities' que les bombardean con estos mismos mensajes. A falta de experiencia personal y a falta educación enfocada a la promoción de relaciones saludables, se impregnan de modelos emocionales y de relación basados en el morbo y en el conflicto.

- La Fiscalía General contabilizó cerca de mil casos en 2018, unos 300 más que el año anterior. ¿A qué se debe este aumento?

- El aumento en las denuncias se puede deber a la sensibilización, así como a la visibilización que se está dando en la sociedad. Esto puede provocar una mayor identificación en la víctima y fomentar que se atreva a denunciar. Pero lo que no se denuncia no es objetivable, por lo que no podemos saber si los casos van en aumento o no.

«Cuando entran en dinámicas de celos y control no piensan que es un delito»

- ¿Hay un perfil concreto del menor que ejerce violencia de género sobre su novia?

- No podemos hablar de un perfil concreto, pero sí de perfiles de mayor riesgo, que básicamente serían menores que acumulan factores de riesgo individuales, familiares, comunitarios y socioculturales. Por poner un ejemplo, un menor con poca empatía, bajo control de la ira, baja autoestima, con actitudes de aceptación hacia la dominancia del hombre sobre la mujer, que ha sido testigo de una alta conflictividad entre sus progenitores, que se relacionan con amigos que tratan mal a sus novias y consumen y que reside en un barrio con altas tasas de delincuencia, tiene mucho más riesgo de que ejerza violencia contra su novia.

- ¿Cómo influyen los amigos?

- Muchísimo. Los amigos son una de las fuentes principales de influencia en la adolescencia. En pleno proceso de búsqueda de identidad y autonomía, los adolescentes empiezan a distanciarse de los progenitores y empiezan a vincularse más estrechamente con el grupo de iguales y amigos, por lo que muchas veces se convierten en modelos referentes a seguir. Tanto es así, que el tener amigos que utilizan la violencia contra sus iguales, tener amigas que son víctimas de violencia en sus relaciones sentimentales, el relacionarse con iguales que delinquen, entre otros muchos… han resultado ser factores de riesgo para la violencia en sus propias relaciones sentimentales.

«A falta de experiencia emocional se impregnan de modelos basados en el morbo»

- Teniendo en cuenta que los adolescentes no suelen contar muchas cosas a sus padres, ¿cómo pueden estos percatarse de que su hija está sufriendo violencia de género?

- Algunas de las señales de que algo le está sucediendo pueden ser que salga cada vez menos con sus amigos, dejar de acudir a actividades que le gustaban mucho, excesivo nerviosismo o alteración cuando suena el móvil… Es importante estar atentos a estas señales.

- ¿Qué habría que hacer para prevenir estos comportamientos?

- Es clave dotar al alumnado de un amplio abanico de habilidades socioemocionales a través de actividades donde ellos sean los protagonistas en manejar las diversas situaciones que pueden llegar a enfrentar en su 'campo de entrenamiento' para las relaciones románticas y sexuales. Y esto tiene que ir acompañado con un modelaje y entrenamiento directo al alumnado guiado preferentemente por profesionales.