«El ajedrez libera el estrés»

Emprendedor. Pedro López, en el gimnasio mental que ha montado en Madrid. Lleva un año abierto y suma 200 usuarios./ELVIRA MEGÍAS
Emprendedor. Pedro López, en el gimnasio mental que ha montado en Madrid. Lleva un año abierto y suma 200 usuarios. / ELVIRA MEGÍAS

Pedro López dirige un gimnasio mental en Madrid. Recibe a gente de 40 y 50 años angustiada porque ha perdido las llaves

JOSÉ ANTONIO GUERRERO

Un buen día, Pedro López Muñoz alumbró la idea de montar un gimnasio mental. Lo habló con dos colegas a los que conocía del club de ajedrez de Chamberí, en Madrid, y se lanzaron de cabeza a por ello. No habrá en España emprendedores más cerebrales que ellos. Su centro se llama Liceum Gimnasio de la Mente, lleva un año abierto, tienen 200 usuarios y, ante el éxito de la iniciativa, acaban de abrir el segundo, también en Madrid, con idea de extenderlo, vía franquicia, por otras ciudades del país. En Liceum trabajan 17 profesionales: maestros, psicólogos y neuropsicólogos. - ¿Por qué tengo que entrenar mi mente si ya la ejercito pensando todo el día? - Por tres motivos que dependen de la edad: con los jóvenes y los niños hay que entrenarla para que abran las puertas de su cerebro de cara a lo que pueda venir en el futuro; con los adultos, de 30 a 60 años, porque vamos perdiendo capacidad mental fruto del estrés del ritmo de vida y de las rutinas; y a partir de cierta edad, para prevenir enfermedades neurodegenerativas.

- ¿Por qué se le ocurrió montar un gimnasio mental?

- Porque ya tenemos interiorizados los beneficios del ejercicio físico, pero no cuidamos ni entrenamos tanto nuestras capacidades mentales, y ahí entroncamos con una preocupación social que es el alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas. Es bueno empezar a entrenar el cerebro antes y trabajar en la prevención.

- Recuerdo teléfonos, claves bancarias y de ordenador, nombres..., pero a veces ni sé qué día es hoy. ¿Me tengo que preocupar?

- Es por el estrés y la falta de descanso... Te sorprendería la cantidad de hombres y mujeres de 40 y 50 años que vienen a nuestro centro pálidos y descompuestos porque de repente se les han olvidado las llaves, o se han dejado un grifo abierto, o han tenido un despiste monumental y ya piensan que tienen alzhéimer. Les hacemos una valoración gratuita porque ya sabemos que no va a ser nada grave, y al final lo que tienen es un cuadro de estrés. El estrés y la falta de descanso anulan nuestro cerebro. También las rutinas. En el día a día vamos con el piloto automático y nuestro cerebro no crea conexiones neuronales para fijar la memoria a corto plazo.

- Y más con tanta pantallita que nos avisa de todo...

- Así es. Nos hemos hecho más perezosos y nuestra capacidad de atención y de concentración ha bajado como veinte minutos en los últimos diez años. Ya nos cuesta mucho ver una película de dos horas sin tener la necesidad de mirar el móvil. Pero la memoria se entrena, igual que la resistencia física o la fortaleza.

- El otro día asistí a una obra de teatro. Era un monólogo de hora y media y el actor tiene 79 años.

- Eso demuestra que, con entrenamiento, podemos memorizar cosas que a priori nos parecen increíbles. Cada uno dirige su memoria hacia lo suyo y se especializa. Igual que los actores, hay músicos de 80 años que tienen memorizadas miles de notas y ajedrecistas que se saben miles de jugadas.

- ¿Qué hace usted cuando se estresa?

- Escucho música, toco el piano o el acordeón, paseo por el campo... Y si el estrés ya es descomunal, juego al ajedrez. Logra abstraerme de mis problemas.

Niños sobreestimulados

- ¿El 'Fortnaite' mata neuronas?

- La práctica de los videojuegos no es necesariamente mala. El problema es que en esos juegos todo el rato pasan cosas, acostumbran a nuestro cerebro a una sobreestimulación y en los niños estamos viendo que cuesta más que se concentren. Ahora se aburren buscando un punto en un mapa.

- Hace unos años la tele nos bombardeaba con juegos de memoria para mayores, pero ya no queda ni rastro de aquellos anuncios. ¿Esto también va por modas?

- Sí, va por rachas. Son un pelín aburridos para hacerlos solo en casa. Si ya nos cuesta coger la bici estática que tenemos en la habitación cogiendo polvo, esto aún más.

- Su gimnasio mental ofrece matemáticas recreativas, ¡qué gran oxímoron!

- Jajaja... No, no lo es. Las matemáticas son apasionantes y divertidísimas, pero es una disciplina abstracta y tratamos de explicarla a través de materiales que todos tenemos, con papiroflexia, con juegos de palillos, con sillas...

-¿Cuál es el mejor deporte para el cerebro?

- El ajedrez. Tiene un carácter lúdico, el aspecto competitivo le añade un punto de emoción y pone en juego muchas parcelas del cerebro porque implica el cálculo, la memoria, la inteligencia lógico-espacial, las matemáticas... Es muy creativo porque hay que resolver problemas todo el rato, y además es muy sociable. Es el deporte total. En Liceum lo juegan los niños y muchos adultos, incluyendo a Tomás, un usuario que tenemos de 93 años.

- ¿Qué gimnasia mental recomendaría a nuestros políticos?

- Teatro, para ponerse en el lugar del otro. Les falta trabajar la empatía.

- Y Einstein... ¿qué diría de su gimnasio?

- Espero que dijera ¡eureka!