Si compraste un coche entre 2006 y 2013 podrían devolverte hasta 1.500 euros

Si compraste un coche entre 2006 y 2013 podrían devolverte hasta 1.500 euros

La OCU anima a los afectados a presentar una reclamación antes del 31 de octubre

EL DIARIO VASCO

147 concesionarios de coches de las marcas más conocidas del mercado (Opel, Toyota, Hyundai, Grupo Volkswagen (Audi, VW y Seat), Land Rover, Citroën, Mitsubishi, BMW, Chevrolet, Chrysler, Jeep, Dodge, Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Ford, Honda, Hyundai, Kia, Mazda, Mercedes, Nissan, Peugeot, Porsche, Renault, Volvo y Lexus) han atentado contra la libre competencia al llegar a un pacto de precios, según publica la OCU.

Miles de compradores que adquirieron su vehículo entre los años 2006 y 2013 se han visto afectados por este pacto que ahora ha salido a la luz. Los resultados obtenidos aseguran que estos coches salieron a cada comprador por una media de entre 750 y 1.500 euros más caros.

La OCU ha animado a que todos los afectados, "reaccionen antes del 31 de octubre". Aseguran que la fijación de precios y el intercambio de información comercial sensible son prácticas de cartel que muchos concesionarios de las marcas más vendidas han venido realizando en esos años, y han impedido a miles de consumidores que compraron sus vehículos en esas fechas conseguir buenos precios en sus coches y ahorrar eligiendo bien o negociando con su concesionario.

Para ayudar a los perjudicados, la OCU habilitó una aplicación que permitía comprobar si eras uno de los compradores afectados y, de esta forma, saber si tenías derecho a reclamar. Aunque la campaña de la organización de consumidores ya ha finalizado, con asesoramiento legal podrías reclamar una compensación, siempre que comprases el vehículo entre 2006 y 2013, y fuera de las marcas indicadas por la OCU.

La demostración de este intercambio de información comercial ha tenido como consecuencia la sanción a estos concesionarios por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia por prácticas restrictivas de la competencia y las multas superarán los 170 millones de euros.

Los consumidores afectados pueden reclamar en vía judicial los daños y perjuicios, es decir, el descuento que no pudieron disfrutar por este falseamiento de la competencia.