La Justicia avala que los maestros cobren las primas suprimidas por jubilación anticipada

Educación debería hacer frente a más de 120 millones en indemnizaciones no pagadas entre 2013 y 2016, pero puede recurrir

MARTA FDEZ. VALLEJO SAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco suspendió en 2012 las indemnizaciones que pagaba a los maestros de Primaria y profesores de Secundaria por jubilarse antes de los 65 años. Si se retiraban de forma voluntaria a los 60, por ejemplo, les abonaban cerca de 60.000 euros, que correspondían a veinte mensualidades. Ese beneficio laboral lo habían pactado los sindicatos con el Ejecutivo vasco y tenía el objetivo de «rejuvenecer y dar más estabilidad a las plantillas». Sin embargo, Educación decidió dejar de abonar esas compensaciones con el argumento de que debía aplicar las medidas de ahorro por la crisis dictadas por el Gobierno central. Los docentes que se jubilan anticipadamente desde 2012 ya no las cobran.

euros era la prima

que cobraban los docentes que se jubilaban con 60 años hasta 2012.

Los profesores recurrieron la decisión en los juzgados. Todas las sentencias emitidas hasta ahora que se referían a docentes jubilados en 2012 habían dado la razón al Gobierno Vasco. Los tribunales entendían que era obligatoria la aplicación del decreto de ahorro del Ejecutivo central, ya que esa norma estaba por encima de cualquier convenio laboral. Además, la ley de presupuestos de 2012 recogía expresamente que se anulaban las indemnizaciones por jubilaciones anticipadas.

La situación ha cambiado con las denuncias de profesores que se retiraron a partir de 2013. Dos sentencias de un juzgado de lo contencioso administrativo de Bilbao, hechas públicas en febrero, dan la razón a dos docentes que presentaron sendos recursos porque no les abonaron esas compensaciones económicas. Las decisiones judiciales dejan, además, la puerta abierta para que el Gobierno Vasco pague las primas a todos los afectados que no recibieron el dinero entre 2013 y 2016.

Uno de los afectados que ha ganado su reclamación es un docente de Secundaria que se jubiló de forma voluntaria en 2013. Reclamaba 50.000 euros de prima. Sostenía que en 2013 hubo prórroga de presupuestos, pero que eso no suponía mantener en vigor la suspensión de las primas, ya que no había artículo ni cláusula alguna que lo fijara así -en 2012 sí hubo-. La magistrada del juzgado de lo contencioso administrativo de Bilbao le da la razón.

La jueza argumenta que «alberga serias dudas sobre la legalidad de un acto administrativo que elimina un derecho de los trabajadores fundamentándose en una prórroga presupuestaria, sin ninguna manifestación de la Administración y totalmente al margen de la negociación colectiva». Señala, además, que la eliminación de esas indemnizaciones se produjo a través de una ley de presupuestos de «naturaleza eventual y exclusiva de ese ejercicio» y que su sentido está «anclado» en las «circunstancias excepcionales y muy particulares» -en referencia a la crisis- que dieron lugar al decreto de medidas de ahorro de Rajoy.

Decisión de Educación

Hay una segunda sentencia de la misma juez que admite otro recurso de un maestro con los mismos argumentos. El Gobierno Vasco puede recurrirlas, sin embargo Educación no ha valorado aún las decisiones judiciales ni ha hecho públicos los pasos que va a dar.

El colectivo de profesores que se han jubilado de forma anticipada y sin recibir primas han recibido estas sentencias con satisfacción y se están movilizando ya. Los afectados han convocado reuniones esta semana para fijar las acciones a llevar a cabo. Algunos profesores han presentado reclamaciones de las primas ante las delegaciones de Educación con el fin de que, si se produce la negativa por esa vía, acudir a los juzgados. Este revés podría suponer un fuerte desembolso para las arcas públicas. Hasta 120 millones, calculan los sindicatos si se extienden los casos hasta 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos