El juez paraliza el autobús de Hazte Oír porque menosprecia a los niños transexuales

Concentración convocada por el Moviment LGTB contra el autobús de Hazte Oír./
Concentración convocada por el Moviment LGTB contra el autobús de Hazte Oír.

La plataforma no podrá circular con este vehículo u otros equivalentes hasta que retire todos los lemas de la campaña

ALFONSO TORICESMadrid

Un juez de Madrid parece haber dado esta mañana la puntilla a la polémica campaña de Hazte Oír contra los niños transexuales que pretendía recorrer este mes buena parte de las grandes ciudades españolas. El titular del Juzgado número 42, Juan José Escalonilla, aceptó hoy de manera parcial los argumentos de la Fiscalía y ordenó la inmovilización del autobús de la plataforma que hasta el martes se paseó por Madrid pintado con el lema "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo".

«Apostamos por diversidad»

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha subrayado respecto al polémico autobús tránsfobo de HazteOir que España es un "país abierto y libre" y que el Ejecutivo apuesta por la "inclusión y el respeto a la diversidad".

"España es un país abierto, libre, que ha apostado por la inclusión y la convivencia", ha destacado el ministro, que ha recordado que, en este sentido, existen los organismos internacionales y la carta europea de derechos fundamentales.

De este modo, el Gobierno apuesta "por la libertad, la inclusión y por el respeto a las diferencias" aunque, como es habitual en el Ejecutivo, no ha querido entrar a comentar la decisión judicial de prohibir los mensajes que exhibía el autobús por denigrar a los menores transexuales. "Se ha tratado de una actuación del fiscal que el juez ha avalado, y el Gobierno nunca comenta decisiones judiciales. Hay que esperar", ha concluido.

más información

El magistrado, en un auto de tres folios, considera que existen indicios de que Hazte Oír, con su campaña, ha incurrido en un delito del artículo 150 del Código Penal, al realizar un acto de menosprecio a los transexuales, que puede ser sancionado con entre seis y doce meses de cárcel y multa. Por este motivo, y como medida cautelar, le prohíbe circular con el vehículo serigrafiado con las citadas frases para evitar que con su exhibición pública reitere y perpetúe el delito y le avisa de que mantendrá la inmovilización en tanto en cuanto no retire de dicho autobús el mensaje, con el que considera que lesiona la dignidad de las personas que han elegido esta identidad sexual.

La plataforma ultracatólica, que en la vistilla celebrada en el juzgado reivindicó su libertad de expresión y se opuso a la adopción de las medidas cautelares pedidas por el fiscal, pese a reconocer que su eslogan puede ser provocador, tiene ahora entre tres y cinco días para recurrir la decisión y pedir su derogación ante el propio juez instructor, primero, o directamente ante la Audiencia Provincial de Madrid. De momento la asociación ha anunciado que denunciará al Ayuntamiento de la capital "de forma ilegal" y continuará con la campaña contra la transexualidad pero cambiará el lema. El presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, ha explicado que van a colocar un vinilo para tapar la parte del autobús que lleva el "polémico" mensaje para lanzar otra frase, pero ha insistido en que "el autobús seguirá circulando por España".

Mientras tanto, el vehículo permanecerá bloqueado en el aparcamiento privado de Coslada, la población limítrofe a Madrid donde la Policía Local de la capital condujo el autobús el martes, sobre las siete y media de la tarde, y donde vigila desde entonces para impedir su salida. Su periplo por la Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón, Navarra y País Vasco ha quedado por el momento abortado.

Pese a detectar en los lemas indicios de un delito de menosprecio, el juez instructor descarta que la campaña de Hazte Oír incurra en un delito de promoción o incitación al odio o a la discriminación del colectivo transexual, como sí que mantenía la denuncia de la Fiscalía. De igual manera, tampoco observa indicios de que la campaña suponga una humillación para las personas con esta identidad sexual, en tanto en cuanto, dice, los lemas usados no constituyen un acto de denigración pública de las mismas.

Sí cabe en cambio racionalmente apreciar -aclara el juez- que supone un menosprecio de dichas personas, al no reconocerles su orientación sexual. Considera que Hazte Oír no se limita a exponer el ideario que pueda tener respecto a la sexualidad sino que, extralimitándose de dicho ideario, parece dirigirse a las personas con una orientación sexual distinta, negándosela, lesionando de esta manera su identidad.

En este sentido, el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, ha mostrado su satisfacción por la "reacción social de tolerancia cero" con el incumplimiento de los derechos humanos que se encuentra detrás del autobús de Hazte Oír, que quedará inmovilizado y sólo podrá circular cuando desaparezca el "contenido de odio", que el edil no ha querido repetir. Barbero ha explicado a la prensa que el auto judicial es muy claro y habla de una campaña que "menosprecia a las personas y dice que su dignidad está siendo vulnerada". "Nosotros cumplimos los autos judiciales", ha declarado.

La indignante campaña de la organización ultracatólica traspasa fronteras y lo hace hasta el punto de que la hija de Bill y Hillary Clinton ha mostrado su firme oposición a través de las redes sociales. Chelsea Clinton ha pedido en Twitter que autobuses como el de Hazte Oír no lleguen hasta Estados Unidos y ha añadido que no deberían llegar a ningún lugar.