La Fiscalía reclama la inmovilización del autobús de Hazte Oír para evitar la reiteración delictiva

La Fiscalía reclama la inmovilización del autobús de Hazte Oír para evitar la reiteración delictiva

El Ministerio Público traslada a un juzgado las diligencias de investigación abiertas contra la plataforma por un posible delito de odio contra los menores transexuales

ALFONSO TORICESMadrid

La Fiscalía ha pedido hoy a un juez de instrucción de Madrid que ordene la inmovilización y prohibición de circulación del autobús de Hazte Oír para evitar el riesgo de reiteración de un posible delito de odio contra los menores transexuales por el que ha comenzado a investigar a la plataforma ultracatólica. El vehículo se encuentra desde el martes por la tarde bloqueado por la Policía Local de Madrid en un aparcamiento privado de Coslada, población próxima a la capital.

La Sección de Delitos de Odio de la Fiscalía de Madrid solicita al magistrado que estas medidas cautelares se mantengan "en tanto en cuanto no se retiren del autobús o autobuses los mensajes discriminatorios que exhiben", en referencia a los lemas de la campaña pintados en el vehículo: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen".

El escrito del Ministerio Público justifica la petición de medidas cautelares porque existe "un riesgo de perpetuación de la comisión del delito así como de la alteración de la paz pública y de creación de un sentimiento de inseguridad o temor entre las personas por razón de su identidad u orientación sexual, y concretamente entre los los menores que puedan verse afectados por el mensaje".

Fuentes jurídicas indicaron que la Fiscalía ve posibilidades de reiteración del delito en las declaraciones del propio presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, en las que ha avanzado que están haciendo todo lo posible para recuperar el autobús y que, en cuento lo logren, volverán a pasearlo por Madrid así como a utilizar más vehículos para continuar la campaña en otras ciudades. La posibilidad de que la reanudación de la campaña pudiese producir un sentimiento de inseguridad o temor en los niños transexuales la argumenta en que, como indica la denuncia de la Abogacía del Estado que hoy puso en marcha el procedimiento, el autobús de Hazte Oír "circula por entornos de colegios".

Arsuaga ya adelantó hoy que, en cuento tenga la notificación de la inmobilización judicial, recurrirá lo que considera un "secuestro" del autobús y otro portavoz de la plataforma añadió que incluso estudiarán querellarse por prevaricación contra las autoridades que participen en el bloqueo de su vehículo, pues consideran que vulneran sus derechos a la libertad de expresión, de asociación y de circulación.

El escrito de medidas cautelares se registró en el juzgado solo una hora después de que el fiscal superior de Madrid, Jesús Caballero Klink, ordenase la incoación de diligencias de investigación por la comisión de un posible delito de odio por parte de la organización Hazte Oír por la campaña iniciada el lunes pasado en Madrid contra los niños transexuales. La implicación directa de la Fiscalía para abortar la campaña de la plataforma ultraconservadora fue demandada por todos los partidos políticos, sindicatos y por múltiples instituciones, encabezadas por la Comunidad de Madrid.

Caballero Klink acordó la medida después de que el martes por la noche la Delegación del Gobierno de Madrid le hiciese llegar una denuncia en la que indica que la Abogacía del Estado considera que la puesta en circulación por la vía pública de un autobús de Hazte Oír con el lema citado podría constituir alguno de los tipos de delitos de odio contemplados en el artículo 150 del Código Penal, que están castigados con penas de prisión de entre seis meses y cuatro años.

El fiscal superior ordenó, mediante la firma de un decreto, remitir las diligencias abiertas a la Sección de Delitos de Odio de la Fiscalía Provincial de Madrid para que inicie las indagaciones necesarias para la instrucción de la causa y, en su caso, y si lo considera necesario, para que "inste las medidas legales oportunas para la cesación de la conducción presuntamente delictiva".

El autobús de Hazte Oír fue inmovilizado por la Policía Local de Madrid en la nave de Coslada sobre las siete y media de la tarde del martes, situación en la que continúa, vigilado por agentes policiales, "a la espera de que la Fiscalía se pronuncie sobre el posible delito de odio", según confirmaron fuentes municipales.

El motivo formal que sirvió para la inmovilización, y que impidió que la plataforma extendiese su campaña al resto del país, pues hoy tenía previsto circular por las calles de Valencia, fue la violación de la normativa madrileña de publicidad, que, en el caso de los vehículos, solo la autoriza la realización de publicidad en la flota de autobuses públicos. No obstante, la unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Local de Madrid se incautó también de los contenidos publicitarios existentes en el vehículo y elaboró un informe sobre sus actividades y sus promotores que va a trasladar a la Fiscalía de Madrid para que determine si la organización puede haber cometido un delito de odio contra los transexuales.

«Un hecho de la biología»

El autobús de la plataforma ha levantado la indignación y protestas de los partidos políticos y organizaciones sociales. La avalancha de críticas ha sido tal que la organización convocó ayer una rueda de prensa en la que su presidente, Ignacio Arsuaga, justificó los mensajes rotulados en el vehículo porque están amparados por las libertad de expresión e ideológica, "cada vez más amenazada por el lobby gay y sus tentáculos", y solo exponen "un hecho de la biología que se estudia en las escuelas". "Nos quieren señalar, igual que los nazis señalaron a los judíos. Nos quieren identificar como una banda de ciudadanos que no tienen derechos. Los políticas señalan y luego otras personas son las que actúan o amenazan. No se corresponde con la democracia", aseguró el portavoz.

Para HazteOir.org, "el sexo es el sexo que tenemos cuando nacemos" y su presidente se ha preguntado por qué sí se permitió a la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis colocar carteles en marquesinas de paradas de autobuses y de metro con el lema "Hay niñas con pene y niños con vulva". Con su campaña, la plataforma ultracatólica -que cuenta con el apoyo del Centro Jurídico Tomás Moro- pretende denunciar "las leyes de adoctrinamiento sexual" de varias comunidades autónomas en pro de la igualdad y la no discriminación del colectivo LGTB porque, en su opinión, "violan" el derecho de los padres que no están de acuerdo con la "ideología de género" a educar a sus hijos "conforme a su conciencia".

Esa denuncia la han plasmado en el libro "¿Sabes lo que quieren enseñarle a tus hijos en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual", del que ya ha distribuido 100.000 ejemplares, muchos de ellos en las escuelas.

Las ciudades rechazan la llegada del autobús

El autobús, que porta otros lemas como "Que no te engañen", "Si naces hombre, eres hombre" o "Si eres mujer, seguirás siéndolo", comenzó a recorrer ayer las calles de Madrid y está previsto que en los próximos días lo haga en Valencia, Barcelona, Zaragoza, Pamplona, San Sebastián, Bilbao y Vitoria. No obstante, entidades y partidos de estas ciudades han rechazado la llegada del vehículo.

La concejala de Protección Ciudadana en el Ayuntamiento de València, Anaïs Menguzzato, ha anunciado que la Policía Local impedirá la entrada a la ciudad del autobús. El consistorio valenciano ha movilizado a un autobús de la Policía Local pintado con el lema "Ante el odio, denuncia", que ya fue utilizado en la última manifestación del orgullo gay y que pretende servir de contrapunto al mensaje de Hazte Oír.

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que paralizará y sancionará con multas de hasta 3.000 euros el autobús. En declaraciones a los medios en el Ayuntamiento de Barcelona, la concejal de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, ha advertido a la asociación: "El autobús no tiene permiso para circular por la ciudad, no es bienvenido". En el momento que el autobús llegue a Barcelona -previsiblemente el viernes- el consistorio "no se quedará de brazos cruzados" y aprovechará todo el margen que tiene para sancionar su actividad.

La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Pamplona ha acordado esta mañana rechazar la anunciada presencia en la ciudad del autobús de la campaña de la asociación Hazte Oír contra la transexualidad infantil.

El Ayuntamiento de la capital navarra solicita en el acuerdo que no se envíe este autobús a Pamplona el 5 y 6 de marzo porque "contraviene el respeto a la diversidad y, en particular, la diversidad sexual de género y el respeto al colectivo trans".

La Generalitat ha enviado la campaña al fiscal de delitos contra el odio y el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat ha asegurado que, aunque no puede impedir que el vehículo circule por sus calles, sí puede prohibirle que se detenga y que use la megafonía "para difundir sus mensajes discriminatorios" hacia los niños y niñas transexuales.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha dicho que el autobús no encaja con una ciudad "diversa, moderna y tolerante con las distintas opciones sexuales" y ha anunciado que está estudiando si puede impedir legalmente su circulación por la ciudad. El Gobierno vasco ha pedido respeto tanto para los menores como para los adultos transexuales. Paralelamente, partidos y colectivos han pedido a la Fiscalía que prohíba su circulación. Fuentes de la Fiscalía han comentado que si se formalizan las denuncias, las estudiarán.

La primera ha sido la Plataforma por los Derechos Trans, que ha mostrado su estupefacción por esta campaña "transfóbica", y le ha seguido después el PSOE, cuya portavoz de Igualdad en el Congreso, Ángeles Álvarez, cree que se trata de mensajes solo pretenden "alentar el odio y discriminación" hacia el colectivo transexual.

A esa petición se ha sumado IU y Podemos, mientras que desde el Grupo Mixto, Compromís ha solicitado la comparecencia de Ignacio Arsuaga.

Por su parte, En Marea ha recriminado al Gobierno su silencio, si bien el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (IMIO), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha mostrado su "tajante rechazo" al autobús de HazteOir y a cualquier otra iniciativa o actuación que "atente" contra el derecho a la igualdad del colectivo LGTB.

También el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha tildado de "disparate" la campaña y ha señalado que no se puede hacer confrontación social con la sexualidad, y mucho menos la de los niños.

No ha faltado tampoco la iniciativa de un ciudadanos madrileño que, en apenas unas horas, ha reunido 85.000 firmas en Change.org para la "retirada inmediata del autobús transfóbico infantil".