Una «decena» de jóvenes dan una brutal paliza a dos vigilantes del metro de Bilbao

Uno de ellos tiene la dentadura rota y otro recibió varios golpes en la cabeza, en una agresión que tuvo lugar ayer en la estación de San Mamés

EVA MOLANO BILBAO.

La Nochebuena no trajo una Navidad feliz a dos de los vigilantes del metro de Bilbao que tenían que trabajar en tan señalada fecha. Dos de los guardas de seguridad sufrieron la mañana de ayer una brutal paliza en la estación de San Mamés. Sobre las 7.45 horas, los dos empleados fueron a mediar en una discusión entre un joven y una chica en la que él «se estaba comenzando a poner violento con ella», según relataron a un delegado de CCOO de Prosegur. La trifulca estaba teniendo lugar junto a las máquinas dispensadoras de los billetes, sobre los andenes. Abajo, en el andén, charlaba «una decena de jóvenes, de unos veintipico años y ajenos a dicha pareja» que esperaban el metro para marcharse a casa tras la noche de juerga. «Debían tener ganas de lío, oyeron el jaleo arriba y subieron a tomarla con los vigilantes», explicó el delegado sindical.

Los jóvenes subieron las escaleras y comenzaron a agredir a los vigilantes, que apenas tuvieron margen de maniobra. «Les dieron puñetazos en la cabeza, les tiraron al suelo y les siguieron dando patadas por todo el cuerpo», señaló. Los vigilantes, que ya están de baja médica, tuvieron que se trasladados a la Intermutual, donde fueron atendidos. Uno de ellos tiene la dentadura rota, y otro de ellos tiene una luxación en el dedo, que le fue entablillado, y varios golpes en la cabeza.

Tanto la Ertzaintza, ante la que han presentado denuncia, como el personal de Metro Bilbao realizan ahora el visionado de las cámaras de seguridad. Fuentes de CCOO señalaron que «llevamos años reclamando medidas de seguridad y hacen oídos sordos». Según explicaron, «solo tenemos porra y grilletes, ni siquiera chaleco anticorte o spray de pimienta, que llevamos reclamando. Cualquier día te pueden dar una puñalada y el chaleco no nos protegería. Estamos indefensos».

Lo cierto es que los empleados de Metro Bilbao se enfrentan cada año a episodios violentos de insultos y amenazas contra operarios, incluyendo actos de intimidación con arma blanca y mediante notas escritas. En octubre del año pasado, sindicalistas, trabajadores y vigilantes se manifestaron, precisamente, frente a la estación de San Mamés en repulsa por las agresiones que sufren «cada vez más a menudo», después de que se produjeran dos episodios de violencia contra empleados en tan solo cinco días.