Complicado rescate a 2.500 metros de dos montañeros vascos en los Picos de Europa

El helicóptero ha tenido que intervenir debido a la dificultad de acceso a la zona. /
El helicóptero ha tenido que intervenir debido a la dificultad de acceso a la zona.

Sufrieron golpes y fracturas cuando a uno de ellos se les soltó un anclaje y cayó unos 15 metros en una zona de difícil acceso en la cara sur de Horcados Rojos

EL DIARIO VASCOsantander

El equipo de intervención del helicóptero medicalizado del Gobierno de Cantabria y el Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM) rescató la tarde del martes, en una actuación conjunta, a dos montañeros vascos heridos en la vía clásica de la cara sur de la Torre de Horcados Rojos (2.506 metros-Picos de Europa). Los afectados se encontraban practicando escalada cuando al primero de ellos se le soltó un anclaje y cayó unos 15 metros. Los golpes le han provocado politraumatismo con rotura de tobillo, mientras que su compañero, que no se precipitó, ha sufrido una fractura de mano.

Los montañeros, de los cuales la Guardia Civil no ha precisado más detalles sobre su origen, fueron los que dieron el aviso de su situación al Centro de Atención a Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria, que movilizó al equipo de rescate el helicóptero del Ejecutivo regional y alertó al GREIM. Con la aeronave en la zona los efectivos de salvamento confirmaron la imposibilidad de acceder hasta los heridos mediante una operación de grúa, dado que se encontraban en una chimenea confinada de muy difícil acceso. Para iniciar la operación el helicóptero dejó a rescatador, médico y material sanitario en la cima de Horcados Rojos, y dada la dificultad de la maniobra, descendió hasta Potes a recoger a dos miembros del GREIM, a los que llevó al mismo punto.

Con el grupo reunido, los cuatro efectivos iniciaron el descenso a pie por la chimenea hasta llegar a una pared vertical en la que montaron una instalación de rápel, por la que libraron unos 100 metros hasta llegar a los accidentados. Ya junto a los heridos, la médico realizó una primera atención de ambos. Al más afectado le trasladaron a una camilla y mediante técnicas de rescate vertical, le bajaron unos 50 metros hasta llegar a una gran repisa. El segundo afectado descendió hasta zona segura rapelando junto con el técnico de rescate del Gobierno.

Desde este saliente, se procedió al izado de la médico, de la camilla y del herido más leve, que accedió a la aeronave en un doble izado junto al rescatador. Los miembros del GREIM, por su parte, continuaron el descenso rapelando hasta el punto de encuentro con sus compañeros, que les recogieron en todoterreno. La operación de rescate ha sido muy complicada para los efectivos que han actuado por tierra, por las dificultades que ofrece el terreno, y para los que han intervenido por aire, por las condiciones meteorológicas, con abundante nubosidad, y la cercanía del helicóptero a la pared.