Euskadi, segunda autonomía del Estado con menor riesgo de pobreza

Euskadi, segunda autonomía del Estado con menor riesgo de pobreza

Un informe del INE también revela que uno de cada cinco vascos no pudo irse de vacaciones en 2015, la cifra más baja de toda España

AGENCIAS / JOSÉ MARÍA CAMARERO

Los vascos son los que menos problemas tienen para irse de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año y para afrontar gastos imprevistos, según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística que analiza la situación económica de todas las comunidades autónomas.

El INE ha dado este martes a conocer la Encuesta de Condiciones de Vida en la que concluye que Euskadi es la segunda autonomía con menor riesgo de pobreza, un 10,9 %, sólo precedida por Navarra (9,6 %).

El estudio señala que en 2015 el 20,3 % de los ciudadanos en Euskadi dijo que no podía permitirse ir de vacaciones fuera de su domicilio ni una semana al año.

Este porcentaje es el más bajo de todas las autonomías y representa la mitad de la media nacional, ya que el 40,6 de los españoles aseguró que el año pasado no pudo viajar ni una semana de vacaciones.

Euskadi es también la comunidad con un menor porcentaje de personas que no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, un 18,5 %, frente a la media nacional del 39,4 %.

Además, el 4,6 % de los vascos reconoció en 2015 que tenía retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal, con lo que se sitúa como la tercera autonomía con menos problemas de este tipo, sólo precedida por Navarra (3,5 %) y Castilla y León (3,8 %). En el conjunto de España la media es del 9,4 %.

Preguntados por las dificultades para llegar a fin de mes, Euskadi ocupa la séptima posición, a pesar de que los vascos tienen los ingresos medios anuales más elevados: 13.836 euros por persona de media en 2014.

El 10 % de los vascos dice que tiene muchas dificultades para llegar a fin de mes. Las comunidades que presentaron los menores porcentajes fueron Aragón (5,8 %), Galicia y La Rioja (ambas con 7,1 %).

Con estos datos el INE sitúa a Euskadi como la segunda autonomía con menor riesgo de pobreza (10,9 %), sólo precedida por Navarra (9,6 %), mientras que en el conjunto de España ese porcentaje se eleva al 22,1 % de la población, es decir que viven con menos de 8.011 euros anuales.

La media del país refleja que los ingresos de los hogares han caído un 0,2 % hasta los 26.092 euros al año.

No obstante, el ingreso medio por persona ha crecido el 0,3 % hasta 10.419 euros, lo que se explica por la reducción del tamaño medio del hogar.

El INE advierte de que la tasa de riesgo de pobreza de los menores de 16 años es del 28,8 %, es decir que afecta a casi uno de cada tres, mientras que la de los mayores de 65 años es del 12,3 %.

Los niños, colectivo más vulnerable

El avance de los datos macroeconómicos de España no ha permitido mejorar la situación por la que atraviesan miles de ciudadanos que todavía están pagando las consecuencias de la crisis: el 22,1% de los hogares se encontraba en riesgo de pobreza en el año 2014, lo que supone un descenso mínimo de 0,1 puntos con respecto al anterior, según la última Encuesta de Condiciones de Vida del INE 2015, elaborada con datos del ejercicio previo. Uno de cada cinco familias siguen viviendo bajo el yugo de la desigualdad, lo que supone una de las cifras más elevadas de los últimos años, solo superada por la de 2013 (22,2%), y muy lejos de las de hace seis años, cuando se encontraba en el entorno del 20%.

Los niños siguen siendo el colectivo más vulnerable ante esta situación de pobreza relativa, medida por esta estadística, en la que se indica que un 28,8% de los menores de 16 años se encuentran en riesgo de pobreza. Supone 1,3 puntos menos que el máximo marcado en el ejercicio anterior, cuando superó el 30%. Sin embargo, el grupo de españoles que se había visto menos perjudicado por los estragos de la crisis, el de los jubilados, comienza a dar síntomas de debilidad económica: un 12,3% de los mayores de 65 años se encuentran en riesgo de pobreza, lo que supone casi un punto más que en el año anterior, después de haber conseguido reducir esa tasa hasta el 11,4% gracias al sostenimiento de las pensiones y su labor redistribuidora de rentas al resto de la familia que pasaba por penurias económicas.

Este riesgo económico afecta especialmente a los parados (un 44,8% de este colectivo se encuentra en riesgo de pobreza), frente a los ocupados (un 14,8%). Además, la desigualdad se ceba especialmente con los extranjeros procedentes de otros países ajenos a la Unión Europea (55,3%) frente a los españoles, cuya tasa de pobreza se encuentra en el 18,8%, casi cuatro puntos por debajo de la media de todo el país.