Una presentadora del tiempo, insultada por aparecer en directo embarazada

Captura de Katie Fehlinger en directo trabajando embarazada/
Captura de Katie Fehlinger en directo trabajando embarazada

La meteoróloga lamentó en Facebook la mala educación del público y aseguró que «ganaría de buena gana 100kg más si me permitieran dar a luz a dos niñas bonitas y sanas»

EL DIARIO VASCO

Katie Fehlinger no esperaba que su decisión de ir a trabajar en la recta final de su embarazo de gemelas fuera a suscitar tanta polémica. La presentadora del tiempo de la televisión local de Philadelphia (Estados Unidos), salió en directo un día más, con un vestido negro y tan profesional como siempre para dar el parte meteorológico. Sin embargo, sus curvas no gustaron a todos.

«Salchicha embutida», «desagradable» o incluso comentarios del tipo «es asqueroso que saques en pantalla tu embarazo» llenaron la página de Facebook de la presentadora. Críticas que no gustaron a Katie, por lo que decidió responder en la misma plataforma con un mensaje que cuenta ya con más de 31.000 'me gusta'.

«Incluso con los síntomas mas incómodos -y menos glamurosos- de un embarazo, cualquier mujer que esté gestando en su interior una vida es, simplemente, increíble. Y debería ser animada», lamentó la presentadora. «Está claro que hay que respetar las opiniones de los demás, pero son tan importantes como las maneras de darlas. No acepto comentarios groseros, y aunque a mí no me harán cambiar mi forma de enfrentarme a la vida, quiero lanzar un mensaje a todas las madres embarazadas o que están en proceso: sois preciosas», añadió.

«Sinceramente, no me importa lo 'inapropiado' que le parezca mi físico a gente así. Ganaría de buena gana hasta 100 kilos si eso me permitiese dar a luz a dos niñas bonitas y sanas. Aunque signifique que 'mi barriga vaya a explotar'», prosiguió, rescatando otra de las «perlas» recibidas.

Por último, y ensayando para su futura maternidad, Katie recordó una de las primeras lecciones que una madre da en la vida: «si no tienes nada bonito que decir, no digas nada».