Una juez reconoce a un amigo del instituto en el banquillo: «Me da pena verte aquí»

Una juez reconoce a un amigo del instituto en el banquillo: «Me da pena verte aquí»

El hombre, de 49 años, rompió a llorar de vergüenza al reconocer a su ex compañera de escuela siendo acusado de robo, hurto, fuga y resistencia al arresto. Ella, en cambio, le deseó lo mejor: «Espero que seas capaz de cambiar. Buena suerte»

EL DIARIO VASCO

Hay reencuentros inesperados que resultan de lo más sorprendentes. Y entre esas personas que uno espera volver a ver, ocupan un lugar destacado los amigos de la infancia. ¿Quién no se ha preguntando alguna vez qué fue de aquel amigo del patio? Sin embargo, para Mindy Glazer y Arthur Booth, el encuentro fue, probablemente, una de las cosas más curiosas e impactantes de sus vidas. La primera, pasados los años, se convirtió en juez en el condado de Miami-Dade, en EE.UU. El segundo, sin embargo, torció su camino en algún punto, cosa que lo llevó a sentarse en el banquillo de acusados. Las casualidades de la vida acabaron convirtiendo a Glazer en la persona que debería dictaminar la sentencia de Booth. Y acabó dándole una lección que no corresponde a una jueza, sino a una compañera que quiere que su viejo amigo reconduzca su vida.

El hombre de 49 años fue arrestado el pasado lunes por robo, hurto, fuga y resistencia al arresto. El martes, cuando compareció ante la juez, de la misma edad, ésta reconoció a su compañero de escuela. "Señor Booth, tengo una pregunta para usted interpelava la juez al inicio del procedimiento-. ¿Fue usted a la Nautilus Middle School?". En ese mismo instante, Arthur reconoce a Mindy y empieza a llorar de arrepentimiento y vergüenza. "Oh dios mio", grita de forma desconsolada.

"Me da pena verlo aquí. Siempre me había preguntado qué había sido de usted se pregunta Mindy, de forma comprensiva-. Él era el niño más simpático de la escuela secundaria apunta ante los presentes-, era el mejor niño de la escuela. Solía jugar al fútbol con todos los niños, y mira lo que ha pasado. Lo siento mucho contar con tu presencia. Señor Booth, espero que sea capaz de cambiar sus formas, buena suerte para usted".

De acuerdo con el informe policial, Booth fue visto conduciendo un Honda Accord dorado, vehículo sospechoso de estar involucrado en un robo. Cuando un oficial intentó detener el coche, Booth se fue, y comenzó una persecución, según el informe. El hombre se saltó varias señales y estuvo involucrado en dos accidentes antes de estrellarse. Booth fue arrestado tras tratar de huir a pie.

Su excompañera de colegio y jueza instructora del caso fijó la fianza en 43.000 dólares. "Lo que es triste es cómo nos hacemos viejos. Buena suerte, espero que sea capaz de salir lo mejor posible y simplemente lleve una vida legal", concluyó antes de volver a convertirse en la persona que dictaminaría su culpabilidad o inocencia. Seguro que Booth se plantea cambiar, porque cuando la lección llega de un buen compañero de clase nunca se olvida.