Besar a un chico con barba es como meter la cabeza en el retrete

Un hombre con barba./
Un hombre con barba.

Un estudio revela que en el vello facial masculino viven unas 20.000 bacterias. Las particulas fecales, lo más repugnante entre la suciedad hallada

EL DIARIO VASCO

El titular impone, pero si tu novio, padre o hermano tienen barba dales una oportunidad y sigue leyendo. No te dejes llevar por la emoción del momento ni te pegues los labios con celo para evitar darles más besos. Eso sí, según un estudio elaborado por un laboratorio de Nuevo México y difundido por la cadena de televisión Vuz, cada vez que rozas la barba de tu chico te tragas más microbios que si metieras la cabeza en el retrete. Así de asqueroso, de repugnante, de vomitivo... pero no dejes de quererle, por favor.

Bajo el título 'Beards are as dirty as toilets' (algo así como 'Las barbas están tan sucias como un retrete') el estudio tomó muestras de varios voluntarios barbudos y las analizó en un laboratorio. Los resultados son como para coger la maquinilla de afeitar y arrasar con todo. Entre los gérmenes encontrados en la suciedad acumulada, los microbiólogos hallaron también partículas de excrementos.

No es la primera vez que se encuentran partículas fecales. Ya se habían hallado antes en cepillos de dientes o smartphones, pero nunca tan tan tan cerca de la boca propia y ajena. Seguramente los 'hipsters' y leñasexuales de medio planeta esten en shock después de descubrir que este tipo de suciedad se acumula en el vello facial que con tanto esmero han cultivado. Aunque deben saber que no es la primera vez que las barbas son tachadas de poco higiénicas. Estudios anteriores ya habían certificado que los hombres con vello en la cara son más propensos a padecer infecciones de la piel y a transmitirlas a otros. El microbiólogo y profesor en la Universidad de Aston, Anthony Hilton, alertó hace unas semanas de que cerca de 20.000 bacterias campan a sus anchas junto a la boca de los barbudos. Pero tranquilos, hay solución. Es tan sencilla como lavarse las manos para evitar convertir la barba en un nido de suciedad.

Además hay otros estudios que son favorables al vello facial masculino. Hugh Pennington, experto en bacteriología en la Universidad de Aberdeen, y el profesor Pennington, defienden que la barba no entraña riesgos para la salud y que las bacterias que acumula son las mismas que las de la piel. Así que ya puedes soltar la maquinilla de afeitar y despegarte el celo de los labios, que la barba pinchará al besar, pero los besos saben igual.