Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«Si esto es verano, es un verano completamente birria»

Haciendo submarinismo en la bahía en 1953/Fondo Marín / Paco Marín
Haciendo submarinismo en la bahía en 1953 / Fondo Marín / Paco Marín

1953. También hace 65 años se quejaban de que «con semejante tiempo, la playa no puede animarse»

Mikel G. Gurpegui
MIKEL G. GURPEGUISan Sebastián

Quienes ahora se quejan del tiempo en San Sebastián -que si llueve mucho, que si hace bochorno, que si siempre está nublado, que si no salen tres días seguidos de playa- acaso sigan una tradición donostiarra. La hemeroteca está llena de textos quejándose de la climatología local, como este texto publicado en DV el 10 de julio de 1953...

«Como habíamos dado la bienvenida al verano-verano, no le dimos importancia a la lluvia nocturna y dijimos que habían caído cuatro gotas. Pero -precisa ser veraces- añadiremos más agua, mucha más, puesto que siguió lloviendo por la noche. En vista de ello y del día tristón que tuvimos ayer, estamos en la necesidad de retirar la salutación de bienvenida a un verano que se resiste a hacer acto de presencia. Si esto es verano, es un verano completamente birria, y aquí no queremos birrias ni falsificaciones».

«Con semejante tiempo, la playa no puede animarse. Para que la gente se decida hace falta siquiera que el sol refilonee. Con el toldo de nubes y chispeo la playa se pone triste. Decididamente, el C.A.T. debe hacer público en seguida el programa veraniego de festejos, incluyendo el principal atractivo que es el sol. Pero, ¡ojo! Sol, sí; calor, no, puesto que los veraneantes vienen huyendo de él y, claro es, de la lluvia».

¿Cuándo aprenderemos que el tiempo no funciona bajo demanda y aceptaremos que esto es lo que hay? Y aún seguían hace 65 años...

«Mucho nos tememos, sin embargo que (los veraneantes) se encuentren aquí con lo que no quieren. Lo decimos con pena, mas (...) el verano se presenta francamente 'aguao'. ¿No nos hemos pasado todo el invierno pidiendo agua para el verano? ¿No ha hecho el señor alcalde incontables gestiones para asegurar que no faltara el agua? Pues se va a salir con la suya».

«El panorama es como para que los toldos de la playa, más que de sombrillas, sirvan de paraguas»

Claro que no es lo mismo el suministro de agua corriente que el agua caída de las nubes. En esta tierra nuestra tan dada a las apuestas, había quien las hacía en torno al tiempo.

«Un oñatiarra apostó no sé cuánto a que, de ahora a fin de septiembre, no tenemos quince días buenos. Lo que no sabemos es si cuenta los quince días seguidos o en total durante los tres meses. De todos modos el panorama es como para que los toldos de la playa, más que de sombrillas, sirvan de paraguas».

En fin, que en esta tensión con el tiempo no hemos cambiado. Sí en la percepción de la ocupación del espacio público por los automóviles. ¿Sabían ustedes que antaño estaba mal visto dejar aparcados los coches durante la noche en las calles? Pues leamos a Txibirisko, en la misma edición de DV del 10 de julio de 1953.

Otro tema: «El permitir que los coches tengan la calle por garaje está muy mal»

«Cualquiera que vea los coches que pasan la noche estacionados en las calles de nuestra ciudad, creerá que no hay garajes suficientes. Hemos hecho las oportunas averiguaciones respecto de este dato, y podemos afirmar que ni un solo garaje está lleno y que los existentes tienen capacidad suficiente para albergar todos los coches que hay en San Sebastián. Lo que pasa es que algunos propietarios encuentran más cómodo y barato dejar el coche en la puerta de su casa, confiando en que será objeto de vigilancia de los serenos. El permitir que los coches tengan la calle por garaje está muy mal».

Contenido Patrocinado

Fotos