URA licita por 16,8 millones la segunda fase de las obras de encauzamiento del Urumea

Las obras comprenden el nuevo puente y el polígono 27/Michelena
Las obras comprenden el nuevo puente y el polígono 27 / Michelena

Se actuará entre el nuevo puente de Martutene y el Polígono 27 para duplicar el ancho del cauce hasta los 50 metros y mejorar la red de saneamiento y pluviales del barrio

Dani Soriazu
DANI SORIAZU

URA, la Agencia Vasca del Agua, ha sacado a licitación la segunda fase de las obras de defensa ante inundaciones del Urumea, que cuentan con un presupuesto de 16,8 millones de euros. Los trabajos se centrarán en el encauzamiento del río a su paso por Martutene, entre el polígono 27 y el nuevo puente construido en este barrio, así como en la mejora de la red de saneamiento y de aguas pluviales del barrio.

El encauzamiento proyectado para esta ocasión abarca una longitud de unos 570 metros de cauce. Se mantendrá el lecho del cauce actual, pero se doblará prácticamente la sección hasta los 50 metros de ancho. Para ello será necesario eliminar cerca de 120.000 metros cúbicos de tierra. Está previsto que las obras se prolonguen por espacio de 24 meses.

La fase II del proyecto de defensa anticrecidas, que cuenta con financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER, no incluirá la sustitución de ningún puente, ya que el del polígono 27 tiene una anchura suficiente para enlazar con el nuevo encauzamiento, pero sí contempla una importante renovación de la red de saneamiento del Añarbe. En este sentido, se construirán nuevos colectores de aguas pluviales y un tanque de tormentas en la zona de Apostolado para mejorar la evacuación de las aguas pluviales en el barrio en los momentos de crecida. Asimismo, se acometerá la estación de bombeo de aguas residuales de Lugañene y se mejorarán las conducciones de la red de saneamiento en el barrio, para su posterior gestión por parte de Aguas del Añarbe.

Como parte de los acuerdos para acometer estos trabajos, el pasado mes de octubre se firmó un nuevo convenio de colaboración entre URA, Aguas del Añarbe y el Ayuntamiento de Donostia, por el que este último se comprometía a aportar 1,5 millones de euros más para los trabajos que se deben acometer en la remodelación del sistema de recogida de aguas residuales de la zona afectada. Asimismo, el consistorio se ha hecho cargo de las expropiaciones que han sido necesarias y que darán paso a una importante regeneración urbana, ya que el encauzamiento del río conllevará el derribo de antiguos pabellones y la aparición de nuevos paseos peatonales.

1.370 metros en total

La primera fase, que correspondía al tramo de aguas arriba del puente de Martutene, finalizó el año pasado y tuvo un coste de 19 millones de euros. Las actuaciones consistieron en el encauzamiento del río a lo largo de 850 metros en los que se duplicó el ancho del cauce de los 25 metros originales a los 50 metros actuales, permitiendo el tránsito de las crecidas sin que generen afecciones en el barrio e incrementando significativamente los umbrales de seguridad para las personas.

Además, se llevó a cabo la sustitución de la pasarela peatonal del Pilar y del puente de Martutene, con más de 50 metros de luz, ajustados al nuevo ancho del Urumea a su paso por esta zona. Asimismo, se construyó una nueva red de colectores de pluviales y de un tanque de tormentas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos