Los turistas regresan al palacio Miramar

Imagen de una visita guiada por los alrededores de Miramar. A partir del día 22, los visitantes podrán acceder al interior./FOTOS: D. U.
Imagen de una visita guiada por los alrededores de Miramar. A partir del día 22, los visitantes podrán acceder al interior. / FOTOS: D. U.

El domingo 22 arrancan las visitas guiadas por la planta noble de la antigua residencia real de verano. El socialista Gasco anima a «redescubrir» un monumento que la Sociedad de Turismo posiciona como «recurso turístico de valor»

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Un siglo y cuarto después de su construcción como residencia de verano para la reina María Cristina, el palacio Miramar vuelve a abrirse al turismo. El próximo domingo 22 se ponen en marcha las visitas guiadas por el interior del edificio, una oportunidad para conocer los tesoros que encierran sus paredes.

Según explica el concejal de Impulso Económico, Comercio, Hostelería y Turismo, el socialista Ernesto Gasco, la iniciativa de la Sociedad de Turismo pretende posicionar Miramar como «recurso turístico de valor», para lo que apuesta por ofrecer a donostiarras y visitantes un recorrido inédito por los siete espacios de la planta noble del palacio: antecámara, despacho, hall, salón de música, billar, biblioteca-capilla y comedor. A través del relato y las anécdotas que cuenten los guías, se recreará la historia y la vida en el palacio en aquella época. En cada espacio, que aún no cuentan con los muebles originales, se colocarán paneles con texto y fotografías que muestran la antigua decoración.

Los datos

Visitas
Del domingo 22 al 16 de septiembre. En el exterior del palacio habrá siete paneles dobles con datos históricos.
Calendario. Julio
22, 29, 30 y 31. Agosto: 1, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 y 19. Septiembre: 9 y 16.
Horarios. Euskera
12 y 16.30 horas. Castellano: 12.30 y 17 horas. Francés: 11.30 y 16 horas. Inglés: 11 y 15.30 horas.
Precio
3 euros. La visita dura 30 minutos. Grupos de 25 personas.

En el exterior se instalarán otros cinco paneles dobles con textos elaborados por los historiadores Lola Horcajo y José Fernández Beobide, colaboradores habituales de este periódico. En ellos se aportará información sobre los orígenes y construcción del palacio, la vieja iglesia que ocupaba estos terrenos, la reina María Cristina, la reversión de la propiedad al Ayuntamiento, el estilo cottage inglés que caracteriza el conjunto, el arquitecto británico Selden Wornum o el jardinero Pierre Ducasse, entre otros hitos y personalidades.

Las visitas guiadas se realizarán hasta el 16 de septiembre en euskera, castellano, inglés y francés, con una duración de 30 minutos y en grupos de 20 adultos y 5 niños como máximo. El precio de la entrada será de 3 euros y los tickets se podrán adquirir a partir de finales la próxima semana en los tres puntos de información turística (Boulevard, estación de Atotxa y plaza Cervantes) o a través de la web www.sansebastianturismo.com.

No habrá visitas todos los días, pero el objetivo de la Sociedad de Turismo es continuar con ellas a futuro con un calendario más intensivo en periodos especiales y con la opción de abrir el palacio a visitas libres. También se está trabajando para intentar recuperar el mobiliario original. Por el momento se anuncian un total de quince fechas, con pases en euskera a las 12 y 16.30 horas, en castellano a las 12.30 y 17 horas, en francés a las 11.30 y 16 horas y en inglés a las 11 y 15.30 horas. Los días de visita serán el 22, 29, 30 y 31 de julio, el 1, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 y 19 de agosto y el 9 y 16 de septiembre.

Las visitas guiadas a Miramar se enmarcan dentro de la estrategia del Plan Director 2017-2021, que tiene como uno de sus objetivos principales la desconcentración del turismo. «Potenciando el palacio como recurso turístico, se amplía la oferta fuera de las zonas de gran afluencia y se facilita el movimiento del flujo de turistas hacia el Antiguo, lo que a su vez representa la oportunidad para el visitante de conocer otros puntos cercanos de interés como el Peine del Viento, la playa de Ondarreta o el comercio y la hostelería del barrio», señaló Gasco.

El legado de María Cristina

El palacio Miramar fue inaugurado en 1893 en el promontorio que separa Ondarreta de La Concha, lugar elegido por la reina María Cristina para descansar durante sus vacaciones en la capital guipuzcoana. Las obras comenzaron cuatro años antes y fueron dirigidas por el arquitecto municipal José Goicoa.

Tal y como recogerán los paneles informativos a instalar en el recinto, María Cristina veranearía durante 40 años en Donostia, donde «disfrutaba con los baños de mar, los paseos por el campo, los partidos de pelota y los fuegos artificiales». Cuentan las crónicas de la época que «supo ganarse, con su cercanía, el afecto de la población local y llegó a familiarizarse con el euskera. Fue la mejor embajadora que pudo tener la ciudad y no hubo una causa de San Sebastián que no apoyara en Madrid. Por ello, en 1926 el Ayuntamiento le nombró alcaldesa honoraria y obtuvo la primera Medalla de Oro de la ciudad».

Elevado en 1974 a la categoría de Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional, Miramar es en la actualidad sede de los Cursos de Verano de la UPV-EHU, la escuela de diseño Zentre, congresos y eventos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos