Una tienda donostiarra aprovecha un robo para su campaña de publicidad