Tercer Memorial Ramón Díaz

Arkaitz Díaz, en el centro, entrega a los directivos de Loyolatarra Iñaki Arrillaga y Patxi Lago una bandera firmada por los remeros./
Arkaitz Díaz, en el centro, entrega a los directivos de Loyolatarra Iñaki Arrillaga y Patxi Lago una bandera firmada por los remeros.

La sociedad Loiolatarra organizó partidos de pelota y una comida en su recuerdo |

Joti Díaz
JOTI DÍAZ

La sociedad Loiolatarra del barrio de Loiola es una entidad viva que organiza diferentes actividades culturales, sociales y deportivas. Es todo un referente del barrio y colabora con numerosos eventos que instituciones como la Casa de Cultura también organizan en el local.

El pasado domingo fue un día especial para la sociedad Loiolatarra. Sus directivos dedicaron el día a recordar a Ramón Díaz, cocinero de la Comandancia de Marina, asesinado por ETA el 26 de enero de 2011. Ramón, muy relacionado en el barrio y especialmente en la sociedad Loiolatarra, donde cocinaba habitualmente para socios y amigos, dejó un recuerdo imborrable y por ello la sociedad Loiolatarra organizó el tercer Memorial en su nombre. Ocurrió el pasado domingo, con protagonismo del deporte y la gastronomía. En el frontón se disputaron partidos de pelota tomando parte jugadores que pertenecían a la escuela que Ramón Díaz dirigía.

Abrieron el festival pelotazale los hermanos Pablo e Ignacio Aldazabal contra Goka Pérez y Aitor Lizarbe. Al final del partido entregaron sendos ramos de flores a la viuda de Ramón, Pilar Gorostegi y a su hija Aintzane. Así, en el segundo partido se enfrentaron el loiolatarra Julen Chiapuso y Antxon Aranburu, contra el hernaniarra Iñaki Esnal y el errenteriano Doibane Zangitu, un gran duelo, con victoria de los primeros. Entre partido y partido se sirvió entre los asistentes la tradicional zurrukutuna.

Tras el deporte se celebró una comida popular en los locales del club, con la participación de 70 comensales, en la que se encontraban familiares de Ramón, socios y amigos.

Prepararon la comida los expertos cocineros Txus Orcajo y el presidente de la sociedad, Patxi Lago, 'Titín', habituales en los fogones de la Loiolatarra. El menú estaba compuesto de ibéricos, pastel de txangurro, sopa de pescado y carrilleras de ibérico con puré de patatas. Entre los asistentes, Jon Aramburu con sus hijos Udai y Suhar, Luis Díaz, Ana Mari Lizarazu, María Díaz y Patxi con sus hijas Ainhoa y Nerea. Los amigos Maite Arocena y el oriotarra Luis Mari Illaramendi y el socio Juan Mari Odériz. Con ellos, los socios loiolatarras Iñaki Arrillaga, Emilio Izquierdo y el oriotarra Jose Mari Vallejo, Jesús Mª Hospital, Elena Etxeberria, Amado Revuelta, Vicente Rojo, Iñaki Etxarri, Antton Apezetxea, Eli y su hijo Andoni, Jesús Martínez y su esposa Nati.

El grupo de aficionados a capturar setas Jokin Bengoetxea, Fernando Lago, Luis Miguel Basurko,Juan Muñoz, Roberto Ruíz, los directivos Iñaki Arrillaga, Gorka Campos y Josue Lanchas y el grupo de mujeres Idoia Ubetagoiena, Belén Ros, Kontxi Domínguez, Marijo Sánchez y Clara Ruiz. En otra mesa, los pelotaris comandados por el expelotari Josean Aldazabal, su esposa Arantxa San Martín, Eneko Yarza, Anna Ket, Georgina Martínez, Igor Osés y José Antonio Ramos.

A los postres se realizó un pequeño homenaje por parte del club Kaiarriba a Arkaitz Díaz, hijo de Ramón, patrón de la trainera Donostiarra, por parte de su presidente, Alberto López, que le colocó el maillot de mejor patrón de la ACT y le entregó a su madre un cuadro con los mejores momentos como patrón de la trainera.

Asimismo Arkaitz, que no patroneó ese domingo para estar presente en el homenaje, hizo entrega a la sociedad Loiolatarra de una bandera del club Kaiarriba, firmada por todos los remeros de la trainera.

Finalizó la jornada con un campeonato de toka. El ganador fue Patxi Lago, Titín, que además de presidente de la sociedad es un excelente cocinero, ganador de numerosas txapelas en concursos por diferentes localidades de Euskadi.