«Siempre duele pero cuando le pasa a una vecina del barrio se siente más fuerte»

Cerca de un centenar de personas se congregaron ayer en Egia en repulsa a la agresión sufrida por una menor el lunes/Usoz
Cerca de un centenar de personas se congregaron ayer en Egia en repulsa a la agresión sufrida por una menor el lunes / Usoz

Egia Bizirik y Asamblea Feminista Donostia congregaron a cerca de un centenar de personas para condenar la agresión sexista sufrida el lunes por una menor

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Cerca de un centenar de personas se congregaron ayer en el barrio donostiarra de Egia para condenar la agresión sexual que la tarde-noche del lunes sufrió una menor de edad cuando regresaba a su casa. El atacante, un joven marroquí de 24 años, fue detenido poco después y trasladado directamente a prisión por orden judicial.

«Cada caso de violencia machista duele, pero éste lo hemos sentido más fuerte porque le ha sucedido a una vecina del barrio. Nos ha tocado de cerca», comentó ayer Lola Calvo, miembro de la asociación de vecinos convocante de la concentración, a la que además se adhirió la Asamblea Feminista de Donostia.

Si algo quisieron dejar claro quienes se congregaron a las siete y media de la tarde de ayer en la calle Egia es que no están dispuestos a pasar por alto ninguna agresión sexista, y así se podía leer en la pancarta que sujetaban varias jóvenes que forman parte del colectivo Egiako neska gazteak: «Erasorik ez eran-tzunik gabe». Calvo aseveró que en cuanto empieza a anochecer se siente «vulnerable» y no solo por sus hijas, «también por mí», incidió.

«Las mujeres jóvenes tenemos miedo al volver a casa. Da rabia no poder vivir nuestro día a día tranquilas», confesaba Garazi Urrosolo, del colectivo de mujeres jóvenes de Egia, quien considera que estos hechos «no son aislados», se repiten «constantemente» y «son reflejo de la sociedad en la que vivimos».

Y, precisamente, ayer la juventud tuvo especial presencia en una concentración en la que reivindicaron que las actitudes machistas y sexistas «que padecemos a diario no tienen espacio ni en nuestro barrio ni en ninguna parte».

Logra zafarse y pedir ayuda

Los hechos, según informaron fuentes del Ayuntamiento de Donostia, sucedieron en la zona de Matigotxotegi entre los barrios de Intxaurrondo y Egia, cuando el atacante se acercó a la menor y la abordó con intención de abusar sexualmente de ella.

Según fuentes consultadas, la víctima se había bajado en el apeadero de Ategorrieta y fue atacada cuando caminaba hacia su domicilio. Asimismo, señalaron que tras abordar a la joven, el agresor la sometió a diversos tocamientos de carácter sexual y pretendió despojarle de parte de la ropa que vestía. La resistencia que ofreció la víctima fue determinante para que el agresor no alcanzara su objetivo que a la vista de los hechos parece indicar que pretendía consumar una violación.

«Da rabia no poder vivir tranquilas», confiesan desde el colectivo Egiako Neska Gazteak

La menor pudo zafarse y pedir ayuda a varias personas que se encontraban en la zona, quienes dieron el aviso a la Guardia Municipal. Los agentes iniciaron la búsqueda y no tardaron en localizar e identificar al sospechoso, que fue detenido y trasladado a dependencias policiales como presunto autor de un delito de agresión sexual.

La Fiscalía solicitó posteriormente su ingreso en prisión, y fundamentó su petición en la gravedad de los hechos presuntamente cometidos, un delito de agresión sexual que llevaría aparejada una pena de prisión. Asimismo, argumentó el elevado riesgo de que el acusado pudiera sustraerse de la acción de la justicia y, por lo tanto, huir del país, dado el escaso arraigo con el que cuenta al tratarse de un joven marroquí.

 

Fotos

Vídeos