«El secreto es tener ganas de comértelo»