Carlos Peña: «He hecho muchos retos en mi vida, pero la dificultad de este es máxima»

Martin Ibabe, Ibón Casas y Carlos Peña, durante la presentación del reto. / SARA SANTOS
Martin Ibabe, Ibón Casas y Carlos Peña, durante la presentación del reto. / SARA SANTOS

El nadador Carlos Peña nadará 24 horas por el río Urumea el lunes día 20 en favor de la retinosis pigmentaria

PAULA SOROETA SAN SEBASTIÁN.

Más de 25.000 personas en España sufren retinosis pigmentaria, una gravísima enfermedad rara que se caracteriza por una pérdida lenta y progresiva de la visión que afecta a la retina y que en la mayoría de los casos acaba dejando completamente ciegas a aquellas personas que la sufren.

El nadador tolosorra Carlos Peña ha querido apoyar la lucha contra esta enfermedad y dar luz a la asociación cultural sin ánimo de lucro dameTVision que quiere dar a conocer y visibilizar esta enfermedad, por lo que el próximo lunes día 20, terminada ya la Semana Grande aunque el reto se incluye entre los extras de la programación, nadará durante 24 horas por el río Urumea, reto que realizará bajo el lema 'Apaga la luz y nadar' y con el que quiere lograr un nuevo récord mundial.

Peña presentó la aventura junto al concejal de juventud y deportes Martin Ibabe, el presidente de la asociación dameTVisión afectado por la enfermedad, el rockero Ibón Casas. El espaldista saldrá desde el Club Remo Ur Kirolak a las 16.30 horas del lunes lunes y finalizará en ese mismo punto al día siguiente.

«Cuando nos enteramos de que Carlos iba a nadar un día entero por nosotros la emoción fue absoluta»

Desafío con un handicap

Sin embargo, la dificultad de este reto no es por el hecho de que tenga que nadar durante 24 horas (ya que esta es la décima vez que lo hace), sino porque en esta ocasión lo hará con un handicap. Con el fin de ponerse en la piel y saber lo que padecen las personas que sufren esta enfermedad, Peña nadará con unas gafas especialmente modificadas para la ocasión, con agujeros de dos milímetros en la parte de los ojos para que apenas pueda ver.

«Esta es la décima vez que voy a nadar 24 horas, sin embargo este es un reto muy especial, con una dificultad muy grande. Al final nadas más inseguro y pierdes el contacto con los demás», explicó Peña.

Además, aseguró que «la cosa se va a ir complicando cuando anochezca, esas 11 horas que dure la noche van a ser muy difíciles, espero lograr el objetivo».

Ibón Casas se mostró muy conmovido y agradecido al nadador. «Cuando Carlos nos dijo que iba a nadar por nosotros fue muy emocionante», afirmó.

Así, también aseguró que ese día «vamos a montar una fiesta. Somos rebeldes contra la ceguera». Por su parte, Ibabe animó a todos los donostiarras a «acercarse al río Urumea para animar a Carlos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos