Pedro Usabiaga: «¿Contar los palillos? No quiero un turismo masificado»

Usabiaga, en la muestra sobre el cineasta Eloy de la Iglesia que ha montado en Tabakalera./JOSÉ MARI LÓPEZ
Usabiaga, en la muestra sobre el cineasta Eloy de la Iglesia que ha montado en Tabakalera. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Mikel G. Gurpegui
MIKEL G. GURPEGUI

Pedro Usabiaga habla de la Semana Grande más en pasado que en presente. La asocia con su infancia. Este año sólo la ha vivido unos días, antes de viajar a Viena, tras comisariar la exposición 'Eloy de la Iglesia, oscuro objeto de deseo', abierta en la sala Artegunea de Tabakalera.

- Si te pidiesen una foto de la Semana Grande, ¿cómo sería?

- Haría una fotografía desde la terraza de Igueldo, con toda la bahía y la isla iluminada de noche. En mi infancia solíamos ir a cenar al hotel Igueldo y después veíamos los fuegos desde allí. Muchas veces acabábamos mojados porque llovía. Para mí la Semana Grande sigue siendo aquel momento, aquel lugar... y los fuegos pasados por agua.

- O sea, que de niño vivías la semana con intensidad.

- Los niños disfrutan mucho más de los helados, los fuegos, las ferias y todas esas cosas. En mi caso, después viví 18 años en Madrid y desde mi regreso la Semana Grande siempre me coincide terminando algún trabajo o saliendo de viaje.

- ¿Qué más te evoca?

- La temporada teatral, que entonces cogía al Astoria, Príncipe, Victoria Eugenia y Principal. Había más oferta y venían comedias pero también grandes montajes con primeras figuras. Lo echo de menos.

- ¿Eres taurino?

- Ni taurino ni contrario obsesivo. Me horroriza la muerte del animal pero soy capaz de verle el lado estético. He estado en Sevilla, la luz...

Cuatro clásicos

EL HELADO, DE... Limón

LOS FUEGOS, DESDE... La terraza del Orly

SU MEJOR MOMENTO DE LA SEMANA GRANDE... Desayunar prontito y leer en el diario que han pasado muchas cosas, aunque yo no participe en ellas

Y EL PEOR MOMENTO... Cuando me rodean las multitudes «Echo de menos la temporada teatral de antaño»«Todo el mundo puede sacar fotos, pero muchísimos menos contar una historia o transmitir algo»

- ¿Le resulta incómoda esta Donostia desbordada de gente?

- Ahí entraríamos en el debate sobre el turismo que queremos para Donosti. Yo estoy totalmente a favor del turismo pero no quiero un turismo masificado. No es normal que los chiquiteros de toda la vida se hayan ido de la Parte Vieja y ahora nos hagan contar los palillos de los pintxos. Tenemos una ciudad con una estructura limitada y todo no puede estar invadido. Hay que buscar equilibrios. Después de los años terribles de plomo hemos pasado a una cosa que no se ha definido bien por los sucesivos ayuntamientos. Tenemos que aclarar la ciudad que queremos tener. Analizar, entrar en el debate con todas las consecuencias y reflexionar a fondo. Yo creo que San Sebastián tiene unas calidades y cualidades como ciudad que no debieran perderse por el turismo masivo.

- Para algún momento en que nos cansemos de fiestas, ¿nos harías un plan alternativo y cultural?

- En este momento, hay exposiciones buenas y variadas. Tienes la de artistas pop en la sala Kubo, la de los mitos griegos en San Telmo y a Eloy de la Iglesia en Tabakalera. Y si le sumamos la Quincena Musical... Ojalá hubiese también espectáculos al aire libre, como 'El sueño de una noche de verano' de 2016.

- Tras la de Eloy de la Iglesia, tiene en preparación su tercera exposición sobre Balenciaga. ¿Ya más comisario que fotógrafo?

- No, intercalo las dos facetas. Considero que mi trabajo como comisario es una prolongación de mi trabajo como fotógrafo. Siempre me ha gustado bucear en los archivos fotográficos y todas mis exposiciones son de mi universo, sobre personalidades que me apasionan.

- Ahora que con los smarthpones todos nos creemos fotógrafos, ¿qué pasa con el arte fotográfico?

- La llegada de los iphones, los paloselfies y todo eso ha desbaratado lo que era un fotógrafo. Eso no impide que haya más exposiciones de fotografía que nunca. Todo el mundo puede sacar fotos pero muchísimos menos contar una historia o transmitir algo, la sensibilidad o dureza de un rostro.

- ¿Usas la cámara del móvil?

- Sí pero para archivar referencias de lugares o cosas que encuentro y me gustan. La única foto que he hecho con móvil fue una vez que coincidí en un baño de Cannes con Ryan Gosling. Los dos estábamos con smoking, haciendo nuestras cosas. Le pedí permiso y allí le hice la foto, de lado a lado.

- Eres fotógrafo de estrellas. ¿De cerca no brillan tanto?

- Lo difícil es pasar todos los controles previos de managers y asesores. Pero una vez que empieza la sesión, si entra, por ejemplo, Jane Fonda y ve que has preparado todo y le has puesto una luz a favor, se pone en tus manos. Si ven que sabes hacer tu trabajo y has visto su película es más fácil que se establezca una relación de confianza.