Los hermanos Caballer vencen por segundo año consecutivo