Preocupación por la cifra de alcoholemias en Semana Grande

Un control de alcohol de la Guardia Municipal dispuesto en la avenida de Tolosa./Gráfico
Un control de alcohol de la Guardia Municipal dispuesto en la avenida de Tolosa.

La Guardia Municipal efectuó un centenar de controles el año pasado, puso 16 sanciones y detuvo a 4 personas | El concejal Martin Ibabe (PNV) recomienda el uso del transporte público en la Aste Nagusia porque conducir ebrio «puede salir muy caro»

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

«Si bebes, no conduzcas». Fue el lema de una famosa campaña de la Dirección General de Tráfico hace 33 años utilizando una canción de Stevie Wonder. Hoy sigue de plena actualidad. El concejal de Seguridad, Martin Ibabe (PNV), la pronunció ayer varias veces en una conversación con DV en relación a la Semana Grande donostiarra. «En fiestas se bebe más y tenemos que estar más alerta». No es una advertencia hueca. El año pasado la Guardia Municipal de San Sebastián realizó el doble de alcoholemias durante la Aste Nagusia que en la media de semanas del año: 101 controles frente a las 2.343 pruebas que hizo en todo el año. Si el exceso de alcohol es limitado las multas son de aúpa, pero si excede de 0,60 mg/l empezamos a hablar de delito, de penas de cárcel y retirada del carné. «La broma puede salir muy cara. Si vas a beber, olvídate del coche y utiliza el transporte público», propone el concejal.

Es una de las conductas peligrosas contra las que se va ganando la batalla con el tiempo. El concejal del Ayuntamiento de San Sebastián Martín Ibabe reconoce que la tendencia que se detecta es a una disminución del número de conductores que conducen tras ingerir alcohol y una disminución de los resultados positivos entre quienes pasan la prueba. Pero los cuerpos de seguridad no bajan la guardia contra este fenómeno que acarrea consecuencias gravísimas en accidentes para víctimas y victimarios y que lleva aparejadas sanciones administrativas y condenas penales muy severas.

Datos

Aste Nagusia 2017.
La Guardia Municipal efectuó 101 alcoholemias 84 en controles dispuestos al efecto; 2 en accidentes, 2 tras infracciones observadas a conductores y 13 al detectar síntomas. El 80% (90% en el caso de los test en la calzada) dieron negativo (menos de 0,25 mg/l de alcohol espirado), el 15% osciló entre 0,26 y 0,60 mg/l y el 5% superó los 0,61 mg/l.
Denuncias
La Guardia Municipal tramitó 16 denuncias, 4 detenciones y ordenó retirar 8 vehículos.
Sanciones
Con resultados entre 0,26 y 0,60 mg/l, la multa oscila entre 500 y 1.000 euros con retirada de 4-6 puntos del carné. A partir de 0,61 mg/l la conducta es delito y conlleva prisión y retirada del carné de 1 a 4 años.

La Guardia Municipal de San Sebastián realiza pruebas de alcoholemia en cuatro situaciones: en controles colocados al efecto; en accidentes; tras observar infracciones a algún conductor; y al sospechar de que una persona presenta síntomas de haber ingerido alcohol en exceso. Durante la Semana Grande donostiarra, la Policía Local redobla sus controles porque durante las fiestas se bebe más y el riesgo de accidentes es mayor. En la Aste Nagusia del año pasado se efectuaron 101 alcoholemias, 84 de ellas en controles colocados al efecto en la calzada, y además se realizaron tres test de otras drogas. El resultado fue la tramitación de 16 denuncias, la detención y puesta a disposición judicial de cuatro personas y la retirada de 8 vehículos.

El 90,4% de los test efectuados en controles de calzada dio negativo (inferior a 0,25 mg/l de aire espirado), un 7,2% de los conductores dio positivo (registró niveles de alcohol entre 0,26 y 0,60 mg/l de aire espirado) y un 2,4% superó los 0,61 mg/l de alcohol por lo que incurrieron en un delito contra la seguridad vial. En el conjunto del año 2017, la Guardia Municipal de San Sebastián realizó 2.343 alcoholemias, impuso 287 sanciones, detuvo a 298 personas y retiró 293 vehículos. Resulta esclarecedor comparar los resultados que se hacen en los controles aleatorios y los que se efectúan en los accidentes de tráfico: mientras en los controles el 94% de las pruebas da negativo, en los test que se realizan a los conductores implicados en accidentes el 84,3% dio positivo (más de 0,25 mg/l).

Las multas oscilan entre 500 y 1.000 euros para quienes marcan entre 0,26 y 0,60 mg/l de alcohol

Si un conductor supera los 0,6 mg/l de alcohol incurre en un delito penado con prisión y retirada del carné

Martin Ibabe explicó que la Guardia Municipal de San Sebastián no va a reducir durante la Semana Grande de Donostialos niveles de control que realizó en años anteriores, pese a que dispositivos de este tipo requieren de media docena de agentes y de más carga de trabajo para realizar los atestados, «cuando quizás nos vinieran bien esos agentes en otras tareas de seguridad». El concejal señaló que «no queremos que nadie que beba use el coche» e hizo un llamamiento a utilizar las diferentes alternativas de transporte público (trenes, autobuses o taxis) para moverse durante las fiestas. «Quien conduce tras beber alcohol se pone en peligro a sí mismo y pone en riesgo a otras personas. Y lo hace existiendo otra alternativas de transporte. Creo que la gente está cada vez más concienciada, pero no hay que bajar la guardia a la hora de perseguir estas conductas».

Prueba preliminar

Los controles de alcoholemia se colocarán por la noche y a primera hora de la mañana porque son los momentos donde existe más riesgo de presencia de conductores bebidos en las calzadas. El procedimiento es detener un vehículo y realizar una prueba preliminar al conductor. Si da negativo, el conductor podrá irse. Si este test indica más de 0,25 mg/l de alcohol se pasa al conductor a una furgoneta de atestado donde se le hace la prueba oficial con un aparato homologado, donde se repetirá la prueba a los 15 minutos de haberse realizado la primera.

En función de los resultados, se iniciará la tramitación de una denuncia que acabará en sanción si el nivel de alcohol es inferior a 0,60 mg/l. Entre 0,25 y 0,50 mg/l la sanción será de 4 puntos del carné y 500 euros de multa. Si el grado de alcohol oscila entre 0,50 y 0,60 mg/l se le quitarán 6 puntos de carné y se impondrá una multa de 1.000 euros. A partir de este nivel de alcohol la conducta es considerada un delito contra la seguridad vial y el conductor se arriesga a una condena de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 noventa días, con retirada del carné entre uno y cuatro años. «Sale cara la broma», concluye el concejal.

Inmovilizar el coche

Cuando un conductor da positivo en un control no puede llevarse el coche. O tiene quien se lo lleve o será inmovilizado y conducido por la grúa al depósito, con lo que a la multa añadirá el coste de este servicio.

Ibabe señaló que los controles de alcoholemia cada vez se ocultan menos, como los radares móviles porque tienen un efecto disuasorio intrínseco que beneficia al objetivo de reducir la cifra conductores que beben. «Nos interesa que se vea el control porque su notoriedad pone en alerta a los conductores y disminuye la tentación de consumir alcohol. Queremos que la gente diga: 'hay control, me voy en bus'. La ciudadanía tiene derecho a estar tranquila y a divertirse en fiestas, pero no a conducir poniendo el riesgo a los demás. La alternativa es sencilla: coger el bus o el taxi».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos