Ganaderías de primera para una plaza de primera

Ejemplar de la ganadería de Fermín Bohórquez./
Ejemplar de la ganadería de Fermín Bohórquez.

Los cuatro encierros a pie y el de rejones pertenecen a la elite de las ganaderías de toros de lidia

MANUEL HARINASAN SEBASTIÁN.

Cuando a finales del pasado mes de mayo se conocieron los carteles de la Semana Grande 2016, todos los ojos se fueron a un nombre, el de José Tomás. Era lógico, levantó expectación, ilusión... Unos días más tarde los taurinos comentamos que las combinaciones eran redondas; que todos los que estaban anunciados lo merecían y que era difícil quitar a uno para poner a otro. Pero esas combinaciones de toreros poco tienen que decir si no va cada cartel en consonancia con el otro elemento fundamental de la corrida: el toro. Y es justo reconocer que las ganaderías anunciadas este año en Illunbe, están entre las más reconocidas y punteras e igualmente son del agrado de las figuras del toreo que se anuncian cada una de las cuatro tardes. Ganaderías de primerísimo nivel que además son las que merece nuestra plaza y cuyos toros se ajustan a eso que algunos han llegado a llamar, desde siempre, «el toro de San Sebastián». Un toro con presencia, con trapío, sin excesos de kilos ni de cara, del gusto del público donostiarra. Mañana jueves llegarán las dos primeras corridas a los corrales de Illunbe y los días siguientes las dos restantes. Veamos uno a uno los distintos encierros:

Día 13 de agosto. Toros de Fuente Ymbro. Abre la feria donostiarra una ganadería que se presenta en el coso de Illunbe en la lidia de una corrida de toros. Ya lo hizo, en las novilladas de primavera en los años 2000, 2001 y 2002, dejando buenas sensaciones que incluyeron la vuelta al ruedo a uno de los novillos. Pero desde que Ricardo Gallardo la fundó allá por el final de los noventa del pasado siglo, tomó la antigüedad en Madrid el diecisiete de marzo de 2002, no ha dejado de triunfar temporada tras temporada, estando actualmente en la élite. En 2015 se les perdonó la vida a dos toros en Guadalajara y en Montoro, y a un novillo en Arnedo. Buen recuerdo dejó este hierro en alguna feria de Azpeitia igualmente.

Su origen es muy sencillo; en 1996 Gallardo adquirió una punta de vacas y sementales de la ganadería de Jandilla. Dado que Jandilla es una parte que se desgajó de Juan Pedro Domecq a la muerte del ganadero, está claro que el origen es el mismo que el de la ganadería de Juan Pedro Domecq. Efectivamente, con los años pasados y dado que cada ganadero imprime su sello en la selección de vacas y sementales, la tipología del toro va variando. El toro que vamos a ver este sábado destacará por su seriedad y buenas hechuras. Esperemos también que por su nobleza y bravura.

Día 14 de agosto. Toros para rejones de Fermín Bohórquez. El pasado día 28 de julio falleció en el Puerto de Santa María el rejoneador y ganadero Fermín Bohórquez Escribano. Leyendo uno de los obituarios que en estos días le han dedicado se decía: «Criador de sangre brava, fiel siempre al encaste Murube». De las cinco ganaderías que van a lidiarse en esta Semana Grande, es la única que no procede del encaste Domecq. El encaste Murube es fundamental en la historia de la cabaña brava. Desciende por línea directa de la denominada casta Vistahermosa, origen de la mayor parte de las actuales ganaderías. Con toros de esta casta formó Manuel Suarez en 1840 una ganadería que, en una parte, pasó veintitrés años después a la viuda de Murube. Sin variar ese origen, en 1917 la adquirió Carmen de Federico quién vendió en 1940 cincuenta y nueve vacas y dos sementales a Luis Vallejo y este en 1946 se la enajenó a Fermín Bohorquez, padre del ganadero fallecido. Cambió hierro y divisa y tomó antigüedad del 17 de mayo de 1951. Son toros bajos, hondos, de color negro zahino, de morrillo astracanado.

Durante más de treinta años estos toros estuvieron entre los preferidos por las figuras del toreo; de 1946 a 1973 se lidiaron en El Chofre ochenta y nueve toros de esta ganadería. Pero, quizás debido al renombre del propio ganadero como rejoneador, a partir de los años ochenta se hicieron imprescindibles para la lidia a caballo. No sólo esta sino todas las del mismo encaste Murube. Así en Illumbe ha estado presente los años 2007, 2008, 2010 y 2015.

Día 14 de agosto. Toros de 'Garcigrande' y de Domingo Hernández. Los toros escogidos para el regreso de José Tomás a Illumbe son un referente de calidad estando presentes en todas las ferias importantes a lo largo del calendario taurino. En la pasada temporada 2015 ha sido esta ganadería una de las claras triunfadoras, lidiando ciento treinta y cuatro toros, a los que se cortaron noventa y siete orejas y tres rabos. Además tres toros merecieron la vuelta al ruedo y otros tres el indulto. Toros de variada capa, predominando los negros y los castaños bociblancos, además de algún burraco. De bonitas hechuras, tanto de tipo como de cara. En cuanto a su origen Domingo Hernández adquirió en 1980 una ganadería formada hacia 1929 por Gabriel González. Pasó a denominarla 'Garcigrande' y varió el hierro y la divisa. Se presentó en Madrid el 29 de junio de 1986 quedando esta fecha como su antigüedad. En 1992 compró a Antonio Peláez los derechos del hierro de su propiedad, agregándole parte las reses de 'Garcigrande'.

No se ha presentado en Las Ventas por lo que no tiene antigüedad. Se trata, pues, de una misma ganadería con dos hierros y divisas diferentes. En cuanto a las reses, habiendo eliminado todo lo anterior, adquirió en 1980 un lote de sementales y vacas procedencia Juan Pedro Domecq. En nuestra plaza ha estado presente en siete ocasiones; los años 2002, 2005, 2007, 2009, 2010,2011, 2012 y 2015.

Día 15 de agosto. Toros de Zalduendo. Un ganadero puede heredar o adquirir una ganadería con una divisa y un hierro determinados. Puede cambiarle el nombre pero si no varía dichos hierro y divisa, conservará la antigüedad incluso si la ha adquirido sin ganado o ha sacrificado al existente porque no era el que quería criar. Viene esta introducción a cuento porque nos hallamos ante una ganadería de origen navarro, muy renombrada durante el siglo XIX. Tiene la antigüedad del 14 de julio de 1817. Después de unos años de gloria, fue decayendo hasta desaparecer prácticamente.

En 1987 Fernando Domecq, adquirió lo que quedaba de ella, sacrificó a los animales pero conservó el nombre, el hierro y la divisa con lo que mantuvo la antigüedad. Tuve la ocasión de preguntar a Fernando Domecq, el por qué de la elección por parte de un ganadero gaditano de un hierro histórico navarro: por sentimentalismo, me respondió dado el origen navarro de la familia de su madre. Hace dos años, en 2014 la ganadería fue adquirida por sus actuales propietarios Zalduendo S.L.U. El origen de los toros es puro Juan Pedro Domecq, ya que las vacas y sementales que Fernando aportó a la ganadería era la parte que en un reparto familiar le habían correspondido de Jandilla. Vuelven a Illumbe donde se han lidiado en 1998, 2003, 2006 y 2010.

Día 16 de agosto. Toros de Juan Pedro Domecq. Estamos ante una de las tres ganaderías con mayor antigüedad. Si tomamos como referencia la lidia en Madrid tiene la del 2 de agosto de 1790, fecha en la que Vicente José Vázquez lidió por primera vez sus toros en dicha plaza, aunque ya su padre Gregorio Vázquez había lidiado una corrida de toros a su nombre en Sevilla en 1763. Vicente Vázquez formó su ganadería con reses de Cabrera, Vistahermosa, Marqués de Casa Ulloa y Becquer; es decir una especie de amalgama de orígenes que ha llegado a nuestros días como un encaste único, el llamado encaste Domecq. Al fallecer Vicente Vázquez, tenía una importante deuda con la Casa Real por lo que la ganadería fue enajenada y el rey Fernando VII fue su nuevo propietario. A su muerte fue vendida a los duques de Veragua, posteriormente a D. Manuel Martín Alonso y desde 1930 Juan Pedro Domecq. Actualmente es propiedad de Juan Pedro Domecq Solis, nieto del anterior. Desde 1937, Juan Pedro fue depurando el ganado adquirido, originario de Veragua, con hembras y machos del conde le la Corte.

Se puede decir que esta ganadería forma un encaste propio, base además de casi un ochenta por ciento del total de las ganaderías actuales. Es el denominado toro de 'Domecq'. De variadas capas, desde los jaboneros claros, hasta los colorados ojo de perdiz, pasando por los negros, castaños, burracos y melocotones.

En El Chofre lidió cincuenta y tres toros, tres de ellos de vuelta al ruedo, destacando "Gemelo" el 31 de agosto de 1941 y "Granizo" ganador, por votación popular de los espectadores, del Trofeo el "Toro de Oro" el 21 de agosto de 1944. En Illumbe ha estado presente en 2011, 2012 y 2015.