Salvar las fiestas de Santa Bárbara

Salvar las fiestas de Santa Bárbara

La AA VV Elkartasuna convoca a vecinos y comerciantes a formar una comisión | Vuelven a reclamar un relevo generacional ya que los festejos han dejado de celebrarse

YOLANDA SÁNCHEZSAN SEBASTIÁN.

Santa Bárbara no disfrutó a finales de septiembre de sus tradicionales fiestas. La Asociación de Vecinos Elkartasuna, organizadora de los festejos en las últimas dos décadas, comunicó en 2018 con gran pesar que abandonaba esta tarea ante la falta de relevo generacional, cansancio y escasez de recursos económicos.

En febrero de este año, realizaron un llamamiento urgente a vecinos, comerciantes y hosteleros animándoles a crear una nueva comisión que continuará con esta labor. A pesar de los esfuerzos de la agrupación vecinal, su iniciativa no tuvo éxito. Desde Elkartasuna, han decido llevar a cabo una nueva convocatoria con el propósito de recuperar este importante evento para el barrio. Reiteran que ofrecerían su apoyo y asesoramiento a los sucesores para llevar adelante el nuevo proyecto.

La frase «¡Ay, qué pena!» se convirtió en uno de los comentarios más pronunciados por los vecinos a finales de verano, cuando se acercaban las fechas de sus fiestas. «La gente hablaba del tema y nos trasmitía su tristeza por su desaparición. Pero todo ha quedado ahí. A pesar de que en determinados momentos alguna persona nos comunicaba que conocía a alguien que podía asumir esta tarea, no hemos recibido ninguna propuesta ni apoyo en firme. En fin, nada de nada», explica con desánimo Mari Mar Martínez, secretaria de la AA VV. Elkartasuna.

La falta de apoyo humano fue una de las causas por las que la comisión anterior decidió renunciar al cargo, ya que la planificación recaía en las últimas ediciones en un grupo de apenas cinco personas.

Segundo intento

Responsables de la asociación vecinal, han decidido plantear un segundo intento con el que movilizar y sensibilizar a los vecinos y comerciantes para organizar nuevamente las fiestas. «Todavía hay tiempo para que se constituya una nueva directiva y se planifiquen con calma unos festejos que pueden continuar con la filosofía anterior o introducir cambios. Las fiestas resultan una buena manera de revitalizar la vida social del barrio», añaden.

Comentan que no tienen ningún inconveniente en cumplimentar las solicitudes de ayudas municipales para el año 2019 ante la posibilidad de que se personen voluntarios que asuman la organización de los festejos. «Si se dejan de tramitar las subvenciones y otros permisos, costará luego mucho ponerlos en marcha y el importe económico podría ser menor», dicen. Las personas, comercios, asociaciones o grupos que estén interesados en retomar la organización de las fiestas pueden enviar sus propuestas al correo electrónico de la agrupación (elkartasuna.elkartea@gmail.com). Desde Elkartasuna ofrecen su colaboración para cumplimentar el papeleo, ceder el local, facilitar contactos o resolver otros asuntos que se encuentren dentro de sus posibilidades.

Despedida del verano

La onomástica de la virgen se celebra el 4 de diciembre. En un principio, la asociación Elkartasuna comenzó a organizar en ese mes sus fiestas, pero las inclemencias del tiempo obligaron a anular en varias ocasiones las actividades. Por este motivo, acordaron trasladarlas a otra época del año en la que las previsiones meteorológicas pudieran ser mejores. «Nos pareció interesante hacerlas en las últimas semanas de septiembre y convertirlas en una especie de fiesta de fin de verano en Altza donde los vecinos tendrían la oportunidad de despedir la etapa estival y volver a la rutina de trabajo y estudio», aclara Martínez.

Asimismo, menciona que las fiestas han sido una parte importe de la vida del barrio donde la gente ha disfrutado muchísimo.

En el recuerdo, quedan conciertos, espectáculos para niños (teatros, vaquillas...) o los concursos de mus, de postres, así como los de tortillas de patata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos