Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«Nos va el rock y el pop de los 80 pero igual un día tocamos algo de los 70/90»

«Nos va el rock y el pop de los 80 pero igual un día tocamos algo de los 70/90»

Posiblemente el único grupo que ensaya el domingo a las 9.30

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Reunión en La Cerve de Trintxerpe. En la terraza. Los tres salían del trabajo. Llegaban a la carrera. En furgo o en moto. En buena compañía. Pili es la dama de Juan Carlos Caperochipi 'Kape'. Erika, la fotógrafa de la banda. Porque son una banda. De cuatro. 'Kape' es el batera y Daniel Sáez, el bajo. Daniel Fernández, el guitarra. Irati Rivas, la voz y los teclados. Son currelas, los cuatro. Hay un transportista, un protésico dental, una enfermera que amén de hacer turnos en 2 hospitales, ultima un máster en urgencias. Les corre la música por las venas, las arterias, el sistema linfático, el simpático y el nervioso. Son El Ritmo del desván y tienen un repertorio de 60 canciones. Y subiendo.

- ¿Y siempre en castellano?

- Pues sí. Aunque, ¿quién puede decir que no, a qué grupo de versiones no le va apetecer tocar en una fiesta, en una verbena, en un bar, en una plaza (nuestros territorios habituales) temazos tan míticos como el 'Sarri Sarri' de Kortatu o el 'Lau teilatu' de Itoitz? También tenemos ganas de pillar algún día canciones en inglés. Pero, ¿sabes lo que es lo verdaderamente fundamental?

- Acaso no lo sepa, no.

- Ofrecerle al público música que conozca bien, que pueda bailarla a gusto; que pueda cantarla con nosotros. Algunos temas que nos gustaban (cosas de Ella baila sola o Cristina Rosenvinge), los hemos dejado de lado porque no eran los suficientemente conocidos como para que la gente nos acompañase. Otros los hemos incluido a petición del público.

- ¿Por ejemplo?

- Varios de Sabina. Eso sí, siempre tenemos que adaptarlos a nuestra realidad. A nuestra realidad de no ser una big band o una orquesta.

- ¿Qué queréis decir con eso?

- La verdad, que somos cuatro. Y que la adaptación se impone. Nuestra versión de 'Princesa' la tomanos de los directos de Joaquín y no del disco. Tenemos un tema de la primera época de Alaska.

- ¿ 'Mi novio es un zombie', tal vez?

- Exacto. El original era demasiado electrónico y house y no nos iba tanto. Hemos preferido sacarlo de una versión más rockera que hizo un grupo, Los Vegetales. Algo parecido nos pasa con Miguel Ríos. Queremos introducir el mítico 'Bienvenidos hijos del rock and roll' pero...

- ¿Qué?

- Tenemos problemas porque es demasiado orquestado. Y nosotros solo somos, ya sabes, cuatro.

- ¡Pero qué cuatro! Es cierto, Irati, que tu madre te ponía Bon Jovi cuando aún no habías nacido?

- Sí, sí. Me ponía los cascos en su vientre y yo flotaba en mi líquido amniótico escuchando 'Thank you for loving me', por ejemplo. Luego ya, cuando nací, crecí con Nirvana o Queen. Yo escuchaba cosas que mis compañeros de clase no conocían. A Los Secretos. A El último de la fila...

- 'Kape', tú en tu juventud más joven fuiste punk, ¿verdad?

- Cogí la batería relativamente tarde, a los 20 años. Y sí, fui punk. En aquel grupo que se llamó Odio. Desde entonces nunca he dejado de tocar. En muchas bandas. Aquí y allá. Porque he vivido en Alicante, Mallorca. La batería punk la tenías que tocar muy rápido. Todo era cuestión de velocidad. Luego ya fui cogiendo mucha más técnica y ahora estoy muy a gusto tocando entre amigos. La cordialidad es algo muy real en El Ritmo del desván. Y el respeto.

- Explica 'respeto'.

- Para nosotros hacer música es un placer, una vía de escape, un deseo. Si pasas un par de semanas sin hacerlo lo notas tú por dentro. Y por fuera; los que te rodean te notan bronco, enjaulado Lo necesitamos tanto que algunos hemos llegado a salir de un turno de trabajo a las 8 de la mañana y a las 8.15 estábamos en nuestro local de ensayos en Astigarraga.

- Recortando en 75 minutos ese récord de ser, sin lugar a dudas, el único grupo de los alrededores que ensaya a las 9.30 horas de los domingos.

- Ya has puesto por ahí que los cuatro trabajamos. Y tenemos familia, pareja. Ese día y hora son, y no siempre, el único momento para juntarnos. Un placer. Pero también un sacrificio. El respeto que nos debemos implica no llegar a Astigarraga como si tal cosa, sin haberte preparado los temas en casa. Sin ganas, entorpeciendo los ensayos. Ten en cuenta que si en alguna ocasión pasamos dos semanas sin encontrarnos no avanzamos, no progresamos sino que hemos de partir del punto que lo dejamos aquel último día. Por eso, todos a una o se nos chafa el ritmo.

- Dani, tú también tienes experiencia de la buena, eres el bajo en Pangea rock 'n' ron. Pero ahí hacéis vuestra propia música.

- Son dos mundos completamente diferentes. Componer es tremendo. Tocar el bajo en un grupo que se crece con 'La chica de ayer', fácil y bonito.

- He apuntado una frase vuestra y no sé donde colocarla, 'primero hay que dar para que luego te den'.

- Significa que en el escenario debes entregarte a tope. Si el público te siente desganado no interactuará contigo. Disfruta en el escenario, en la plaza o el bar y la gente se te entregará porque te lo has ganado. Y cantará tus temas de Loquillo. Y un día, tal vez, meteremos a Estopa, a Evaristo. A Pereza. Con ritmo rockero de desván.

Contenido Patrocinado

Fotos