La restauración ornamental del puente María Cristina costará 761.000 euros

La suciedad y la colonización vegetal son evidentes en varios puntos del puente. / MIKEL FRAILE
La suciedad y la colonización vegetal son evidentes en varios puntos del puente. / MIKEL FRAILE

Gasco (PSE) explica que se aplicarán criterios de «conservación preventiva» en unos trabajos que se prolongarán 8 meses

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El puente María Cristina va a ser sometido a una detallada rehabilitación ornamental que se prolongará durante 8 meses y costará alrededor de 750.000 euros. La Junta de Gobierno Local está previsto que apruebe hoy los pliegos de prescripciones técnicas que regirán el concurso de obras.

No es la primera ni la segunda intervención importante que se lleva a cabo en el tercer puente de la ciudad. De hecho, la historia de este paso sobre el río Urumea a la altura de la estación de ferrocarril tiene un largo listado de actuaciones. La ciudad barajó sustituir la antigua pasarela de madera con un emblemático puente a finales del siglo XIX, pero el Ayuntamiento tuvo que esperar un década a tener disponibilidad económica para afrontar la obra y no fue hasta el arranque del siglo XX cuando pudo proyectar y ejecutar la obra. Un concurso determinó que el mejor proyecto era el firmado por del ingeniero de caminos José Eugenio Rivera y el arquitecto Julio María Zapata. Fue uno de los primeros puentes en construirse con hormigón armado y se inauguró el 20 de enero de 1905. El puente María Cristina fue totalmente reconstruido y reinaugurado en 1984 y hace un año fue sometido a trabajos de restauración estructural que costaron un millón de euros.

La culminación de las obras de la estación de autobuses y la reurbanización del entorno recomendó rematar la tarea con unos trabajos de recuperación ornamental basados en un proyecto realizado por José Luis Larrañaga Odriozola, licenciado en Bellas Artes y especialista en la materia.

Ahora salen a concurso los trabajos de rehabilitación y el año que viene se ejecutarán

El primer teniente de alcalde, Ernesto Gasco (PSE), explicó que «los alrededores del puente han estado envueltos en obras de distinto tipo y su aspecto no es el mejor. Presenta deterioros, ennegrecimientos, fisuras y entendíamos desde el gobierno municipal que era necesaria una rehabilitación para recuperar la espectacular imagen del puente». Las pautas generales que se van a seguir en la rehabilitación de este elemento protegido son las de «conservación preventiva». Es decir que la restauración «quedará en un segundo plano», porque de lo que se trata es de «suprimir las fuentes de deterioro» del bien cultural y recuperar su buen estado en aras de alargar en el tiempo su buena imagen.

La actuación incluirá la recuperación total de los cuatro obeliscos, dos a cada lado del puente, totalmente ennegrecidos por las obras y el paso del tiempo. Estos elementos distintivos serán saneados y repintados en color ocre, los elementos decorativos recuperarán el color dorado y los escudos de cerámica se limpiarán y arreglarán. En la decoración destacan los remates de las pilas (tajamares) con proas de barco, las cerámicas en las enjutas de arcos, el mármol artificial en zócalos y pasamanos, y el hierro fundido en barandados y farolas, obra del escultor Mariano Benlliure.

Las actuaciones principales consistirán en la limpieza de las sales, el polvo, la suciedad e, incluso, los excrementos de aves acumulados con el paso del tiempo en distintas superficies, la eliminación de la «colonización vegetal» existente en numerosos puntos de la infraestructura y la «reparación de los daños provocados por el agua». También se acometerá el saneado de fisuras y grietas, se aplicará un «tratamiento biocida» y se pintarán las distintas superficies.

El presupuesto de licitación es de 761.259 euros (IVA incluido) y el plazo para llevar a cabo los trabajos es de 8 meses.

 

Fotos

Vídeos