La renovación del colector del paseo de Colón entra en su segunda fase

La renovación del colector del paseo de Colón entra en su segunda fase

El concejal socialista Díez explica que los trabajos bajo tierra en la plaza de Euskadi y el paseo de Francia durarán once meses con afectaciones menores en las aceras

J. F. M.SAN SEBASTIÁN.

El departamento de Vías Públicas inicia desde el lunes la segunda fase de la renovación del colector de saneamiento de aguas pluviales y residuales del paseo de Colón. Con una duración de 11 meses y un presupuesto estimado de 1,5 millones de euros, las obras se desarrollarán bajo tierra para no abrir profundas zanjas en calzada y aceras y causar así las menores afectaciones posibles a la normal actividad de la ciudad.

El concejal socialista Miguel Ángel Díez explica que los trabajos tendrán tres focos principales: el paseo de Colón, entre la plaza Zuberoa y Gran Vía, el paseo de Francia y la plaza de Euskadi.

Con una longitud de 1.200 metros desde su inicio, a la altura del número 1 del paseo de Francia, hasta su conexión con la EBAR de Sagués, el colector discurre a una profundidad variable de entre 6 y 10 metros. «Aunque en la actualidad da servicio con cierta normalidad, presenta algunos problemas que hacen temer por su estabilidad estructural», detalla Díez. De hecho, en 2015 un tramo de este colector se vino abajo y hubo que repararlo de urgencia. El delegado del PSE informa de que en esta segunda fase también está prevista la rehabilitación del aliviadero del paseo de Francia.

Según recoge la memoria del proyecto, esta intervención tiene como objetivo principal «evitar cualquier colapso» de esta infraestructura y dotarle de una «nueva vida útil» sin necesidad de interrumpir su funcionamiento ni «reducir significativamente» sus dimensiones. La solución a ejecutar desde el interior del colector mejorará además sus «características hidráulicas» y evitará las filtraciones que se están produciendo.

Aguas de Egia y Ategorrieta

En cuanto al aliviadero del paseo de Francia, una cámara subterránea de 40 metros cuadrados de planta situada junto al puente de Santa Catalina, recibe las aguas residuales y pluviales de la zona de Egia y parte de las de Ategorrieta a través de una galería de forma ovoidal que conecta con la estación de bombeo de Sagüés por el paseo de Colón. Lo que se pretende en este caso es mejorar su funcionamiento aumentando la estanqueidad de la red y evitando que los sólidos que recoge salgan al río Urumea.

Para ello, se prevé el desmontaje de las válvulas existentes y la demolición de los muros de anclaje, que serán sustituidos por otros de nueva construcción «más retranqueados» para que las válvulas que se instalen queden «algo más protegidas» del oleaje.

Hay que recordar que en 2017 se ejecutó la primera fase del proyecto, con un coste de 900.000 euros y una duración de siete meses. Entonces, los obreros accedieron al colector por dos bocas abiertas en las plazas de Zuberoa y Euskadi, si bien hubo momentos en que fue necesario cerrar algún carril al tráfico para el transporte de material.

Hasta la fecha se han completado trabajos similares en otras zonas de la capital guipuzcoana, pero no en conducciones de saneamiento del tamaño de la que atraviesa Gros bajo la superficie. El colector objeto de obras de mejora tiene una antigüedad de más de 100 años.