Regata de tinas, en el puerto

El puerto donostiarra acogerá una regata de tinas el próximo sábado. / FÉLIX MORQUECHO
El puerto donostiarra acogerá una regata de tinas el próximo sábado. / FÉLIX MORQUECHO

El Museo Marítimo organiza el próximo sábado una prueba de barriles cortados | El plazo para inscribirse en esta carrera popular con 16 participantes finaliza el miércoles

ELI KORTASAN SEBASTIÁN.

Las tinas o, lo que es lo mismo, los barriles de madera cortados por la mitad, son las embarcaciones que se emplearán en la regata que el Museo Marítimo Vasco celebrará el próximo sábado, 5 de octubre, a las 11.30 horas en el puerto donostiarra.

La iniciativa se enmarca dentro de las Jornadas Europeas del Patrimonio, que tienen como objetivo sensibilizar a los ciudadanos sobre el patrimonio cultural. Tal como apuntan sus promotores, bajo el lema 'Ondarea plazara! Nuestro patrimonio a escena', en esta edición «se invita al público a explorar los componentes tangibles e intangibles del ocio relacionado con el patrimonio».

Así, 32 municipios guipuzcoanos se han sumado a esta campaña y, concretamente, en San Sebastián se han programado 11 actividades impulsadas por diferentes agentes culturales de la ciudad, como el Museo San Telmo, el Museum Cementos Rezola, el Casino Kursaal, la Fundación Emmoa, el Archivo Vasco de la Música Eresbil, el Instituto Vasco de Arquitectura, el Museo Diocesano y el Museo Marítimo Vasco, todos ellos bajo el paraguas de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

En ese contexto se celebrará el próximo sábado esta particular competición en el puerto de San Sebastián. Es una actividad lúdica y gratuita abierta a todas las personas mayores de 14 años que sepan nadar. El plazo para inscribirse finaliza el miércoles y los interesados deberán contactar con el museo para formalizar su inscripción a través del número de teléfono 943 430 051 o el correo electrónico hezkun-tza@itsasmuseoa.eus. Hay un máximo de 16 plazas.

Según avanzan, «la regata de tinas se llevará a cabo en la modalidad de singa, una forma de remar que se emplea en los botes pequeños». Así, en cada tina tomará parte una persona con un único remo que deberá apoyar en la muesca semicircular que la tina tiene en un borde y moverlo de un lado a otro para avanzar. Eso sí, advierten que «el participante deberá permanecer en el interior de la tina para que la regata sea válida».

El museo proporcionará el material necesario y antes de iniciar la competición ofrecerá a los participantes unas pequeñas indicaciones de remo en la modalidad de singa para recorrer los 80 metros del trayecto. «Las tinas se cogen en la rampa de Kaiarriba y deberán ir remando hasta la baliza situada en frente de la Cruz Roja donde darán la ciaboga para volver al punto de partida», explican desde el museo.

La regata tendrá cuatro mangas y en cada una de ellas participarán cuatro personas con un tiempo máximo de 15 minutos. Los ganadores de cada tanda disputarán la regata final. Quien la gane recibirá un premio consistente en un bautismo de vela para dos personas con la escuela náutica Navegavela. Al finalizar la regata se ofrecerá un lunch a todos los participantes.

El juego, patrimonio

Desde el Museo Marítimo Vasco subrayan que uno de los objetivos principales de esta iniciativa es «recuperar parte de esas formas de ocio arraigadas en la sociedad donde con objetos cotidianos fomentaban la colectividad, la competición y la ocupación del espacio público». En ese sentido, recuerdan que «el juego es parte de ese patrimonio intangible que desaparece y cambia de usos con el paso del tiempo», de modo que con esta acción quieren recuperar «un juego casi desaparecido», además de revivir los diferentes usos que se ha dado a los espacios portuarios.

Asimismo, recuerdan que las regatas de tinas se realizaban en diferentes puertos de la costa guipuzcoana. Según cuentan, hay constancia de estas regatas en Zarautz hasta mediados del siglo XX. No obstante, aseguran que en Lekeitio, por ejemplo, la singa como modalidad de remo se sigue usando para las embarcaciones de pequeño tamaño como los 'txintxorros'. «El movimiento de la singa en la tina consiste en apoyar el remo sobre el borde semicircular y moverlo de un lado a otro creando una especie de ocho con el objetivo de intentar avanzar», explican.

Desde el museo agradecen la colaboración de Navagavela, que ofrece el premio, un bautismo de vela; y de Donostia Kaiarriba y Donostia Arraun Lagunak, que ayudan con la logística. Por otro lado, destacan que a través de esta regata de tinas pretenden «abrirse a nuevos públicos y divulgar el patrimonio marítimo al mayor número de personas posible».