El puente María Cristina de San Sebastián estará ocho meses de obras para su restauración

El puente María Cristina de San Sebastián estará ocho meses de obras para su restauración
Mikel Fraile

«Se trata de devolver a este emblemático puente de la ciudad su imagen espectacular», ha explicado la edil donostiarra de Proyectos de Ciudad, Marisol Garmendia

EL DIARIO VASCO

El puente de María Cristina de San Sebastián permanecerá en obras durante ocho meses para la restauración de sus elementos ornamentales, unos trabajos que ya han comenzado y que tendrán un coste de 606.000 euros, según ha informado la edil donostiarra de Proyectos de Ciudad, Marisol Garmendia.

Garmendia ha señalado que «se trata de devolver a este emblemático puente de la ciudad su imagen espectacular». «El puente es uno de los más monumentales sobre el Urumea y está en una de las entradas a la ciudad, bien por tren o autobús, y no presentaba el mejor de los aspectos», ha indicado.

Además, ha apuntado que «el puente de María Cristina ya fue objeto en 2017 de una obra de reparación de su estructura consecuencia de los temporales y ahora se encuentra inmerso en la restauración de sus diferentes elementos ornamentales que lo caracterizan».

Uno de los cuatro obeliscos, el ubicado al inicio del paseo del Urumea, se encuentra ya en pleno proceso de restauración, recubierto de andamio y acometiendo los trabajos previstos. Garmendia ha puntualizado que la restauración incluirá «la limpieza de las sales, restos de excremento de aves y el polvo adheridos en los últimos tiempos con motivo de las obras que se han desarrollado a su alrededor».

«El informe realizado por José Luis Larrañaga, especialista en Bellas Artes ha detectado además en los diferentes elementos del puente, escorrentías, pequeñas grietas y fisuras, colonización vegetal y defectos provocados, por ejemplo, por los temporales que alcanzan el puente», ha señalado, para añadir que «esta actuación va a sanear todos estos defectos».

Además, Garmendia ha subrayado «uno de los detalles significativos de la obra de restauración ornamental, que va a contar con el asesoramiento de la asociación de defensa del patrimonio Áncora» y que consiste en «imprimir un color dorado brillante a las cuatro esculturas ecuestres de cuatro metros de altura que coronan los cuatro obeliscos y que representan alegorías de la Paz y el Progreso».

«Son obra de Angel García Díez, quien se inspiró en los grupos escultóricos que adornan el puente Alejandro III de París», ha explicado. La edil ha indicado que el objetivo es que estas esculturas «vuelvan a ser un elemento destacado, que luzcan y brillen como ocurre en muchos elementos escultóricos de Europa».

Asimismo, ha indicado que «se repararán también los escudos de cerámica, los dragones de cerámica, los cristales situados en los obeliscos, las esculturas incluidas en los vanos del puente, los dragones de hierro de la balaustrada y farolas, obra de MarianoBenlliure». El puente de María Cristina fue inaugurado en 1905 y en 1984 registró una reparación integral, siendo reinaugurado el 20 de enero de 1985. Actua